La teoría de la evolución

Publicado el 14 de julio de 2005 en Historias de la ciencia por omalaled
Tiempo aproximado de lectura: 4 minutos y 35 segundos
Este artículo se ha visitado: 20.245 views

La teoría de la evolución no convenció de buenas a primeras, pero sí suscitó una de las mayores carcajadas de la historia de la ciencia. Sobre ello versa nuestra historia de hoy.
 
El naturalista francés Georges-Louis Leclerc de Buffon (1707-1786) fue el primer científico destacado que intentó discutir públicamente las leyes de la evolución tal como dejó reflejado en su obra “Historia natural”, con nada menos que 44 tomos. Dado que todo se estropea con el tiempo, Buffon, quien había tenido el gran acierto de postular el cambio de las especies a lo largo del tiempo cometió el error de considerar que la evolución era un simple fenómeno degenerativo: los monos serían humanos degenerados, los asnos caballos degenerados y así sucesivamente.
 
Pero la ciencia no se detiene y la historia siguió un derrotero muy interesante. Probablemente, el barco más famoso de la historia de la ciencia sea el H S Beagle, de 30 metros de eslora. ¿Recordáis la historia de la longitud? Pues la misión del Beagle era medir la longitud exacta de numerosas islas y continentes en Sudamérica, pero el viaje se amplió hasta convertirse en una vuelta al mundo de 5 años de duración. El capitán Robert Fitzroy llevaba nada menos que 22 relojes a bordo, 6 de los cuales eran de su propiedad.
 
Charles Darwin tenía 22 años cuando un botánico amigo suyo le explico que Fitzroy deseaba “ceder parte de su propio camarote a un joven que se ofrezca como voluntario para acompañarle, sin recibir retribución alguna, como naturalista, durante el viaje del Beagle”.
 
Lo sucedido durante el viaje se ha contado muchas veces. Al reconocer las islas Galápagos le llamó la atención la existencia de más de una docena de tipos de pinzones. Unos tenían el pico diseñado para comer pequeñas semillas, otros para partir semillas grandes; una tercera para comer insectos y así sucesivamente. ¿Por qué, si las aves procedían de un tipo principal, mostraban estas diferencias?. Darwin había leído el libro de Malthus, quien sostenía que el mundo animal debía mantener una lucha por la existencia. La población necesitaba alimentos y si crecía en una mayor progresión que los mismos significaba que sobrevivían los más fuertes y los más capaces de adaptarse a los cambios. En el caso de los pinzones que comían semillas grandes, sólo los que nacieran con picos ligeramente más robustos sobrevivirían ya que serían capaces de romper las semillas grandes y comérselas. Generación tras generación sobrevivirían los que estuvieran más adaptados. Esto servía no sólo para los pinzones, sino para todas las criaturas. Cuanto más lo observaba, más se convencía que las especies cambiaban. Darwin pasó muchos años recogiendo pruebas para dar más solidez a su teoría de la evolución. La analizaba desde todos los puntos de vista, porque comprendía que significaba un cambio radical en la vida animal … incluido el hombre.
 
La primera edición de su famoso libro “On the Origin of Species by Means of Natural Selection or the Preservation of Favoured races in the Struggle for Life” (Sobre el origen de las especies mediante la selección natural o la conservación de las razas privilegiadas en la lucha por la vida) fue de 1.250 ejemplares y se agotó el mismo día de su puesta en venta. Desde ese momento, Darwin se encontró en el centro de la controversia social, eclesiástica, política y científica.
 
Su retractor principal o al menos quien encabezó el movimiento fue Samuel Wilberforce, el Obispo Anglicano de Oxford hijo de William Wilberforce, el político famoso por abogar en contra de la esclavitud. Samuel Brillaba en los debates. No solo era teólogo, sino también un naturalista de primera. Había ganado un sobresaliente en matemáticas en sus días de postgrado en Oxford. Tenía la distinción insólita de ser Profesor de Teología y también Profesor de Matemáticas en dicha Universidad. Conocía la teoría de Darwin a fondo. Incluso había escrito una evaluación del libro que fue publicado en la revista Quarterly Review. Al leer esta evaluación, el propio Darwin comentó: “Es extraordinariamente hábil; saca con pericia todas las partes conjeturales, y nota con destreza todas las dificultades”.
 
Se organizó un debate en Oxford el 30 de junio de 1860, seis meses después de la publicación del libro. Darwin no pudo asistir, pues estaba enfermo, pero Thomas Henry Huxley, amigo de Darwin y vigoroso defensor de la teoría de la evolución fue el encargado de defenderlo. Imaginad si era acérrimo defensor que se dice que cuando leyó el libro se reprochaba a sí mismo su estupidez por no haber pensado él mismo en ello. Decidió que Darwin, jamás dispuesto a defenderse, necesitaba que le protegieran. Se le llegó a llamar el “perro bulldog de Darwin”.
 
Por fin llegó el día. En el debate público, el obispo Wilberforce se levantó para hablar ante una sala tensa, abarrotada, después de que oradores preliminares habían aburrido al público durante algunas horas, Wilberforce desató su ofensiva: “El principio de la selección natural es incompatible por completo con la palabra de Dios”. “Es una visión ignominiosa de la Naturaleza”. “Contradice los relatos revelados de la Creación”.
 
Mirando directamente a Huxley finalizó diciendo:
 
- Por favor, profesor Huxley, contésteme: ¿Se considera usted descendiente de mono por parte de abuelo o de abuela?
 
El auditorio prorrumpió en aplausos. Se dice que Huxley murmuró: “El Señor lo ha puesto en mis manos”.
 
Después de una argumentada defensa miró a Wilberforce a los ojos y respondió:
 
- Si tuviera que elegir como antepasado entre un pobre mono y un hombre magníficamente dotado por la Naturaleza y de gran influencia, que utiliza esos dones para desacreditar a quienes humildemente buscan la verdad, no dudaría ni un instante en inclinarme por el mono.
 
Las carcajadas fueron largas y sonoras. La esposa del físico David Brewster (famoso por el ángulo de Brewster en óptica), que estaba entre los presentes se desmayó. A la mujer del obispo de Worcester se le oyó decir mientras el auditorio abandonaba la sala: “Confiemos en que [la teoría de la evolución] no sea cierta . Pero si lo es, confiemos que no llegue a ser de conocimiento general”.
 
Más tarde, al enterarse Darwin le escribió una carta: “¿Es que no tienes respeto por los obispos? ¡Por Júpiter, no lo has hecho nada mal!”
 
Fuentes:
“La longitud”, Dava Sobel
“El hombre que calumnió a los monos”, Miguel Angel Sabadell
“Grandes ideas de la ciencia”, Isaac Asimov
“Eurekas y Euforias”, Walter Gratzer
http://presencias.net/indpdm.html?http://presencias.net/miscel/ht4058.html
http://www.answersingenesis.org/Espanol/docs/salmo23.asp
http://evolutionibus.eresmas.net/seleccion.html
http://j.orellana.free.fr/textos/evolucion.htm
http://javarm.blogalia.com/historias/31084



Hay 5 comentarios a 'La teoría de la evolución'

Subscribe to comments with RSS

  1. #1.- Enviado por: Voltaire-

    El día 7 de septiembre de 2005 a las 19:10

    Pos mira.. als EEUU de Nordamèrica no n’estan massa convençuts i tornen cap a les teories creacionistes, bàsicament perquè es fixen només en el producte final i no pas en la quantitat de milions d’anys que han passat per “adaptar” les espècies… Bé, ja va dir aquell que només coneixia dues coses infinitis, l’espai i la estupidesa humana i que no n’estava convençut de la primera XD

  2. #2.- Enviado por: omallaled

    El día 8 de septiembre de 2005 a las 10:14

    Estic d’acord, jo tampoc estic convençut de la primera ;)
    Salut!!

  3. #3.- Enviado por: .Marfil.

    El día 30 de mayo de 2006 a las 04:26

    He leido una historia alterna, que por la cantidad de bibliografía y la coherencia del autor, que al menos en mi a calado, y aunque no termina por quitarle el mérito a Darwin, si diluye en mucho la leyenda del mismo:

    http://www.uam.es/personal_pdi/ciencias/msandin/biologia_y_sociedad.html#tr2

    De hecho según comenta el artículo, Darwin no era el biologo de Beagle, ya había uno abordo, Darwin era como un caballero de compañía del capitán. Su inspiración evolutiva llego tiempo después de la vuelta del viaje, y algunas cosas más.

    Os animo a leerlo, no se de la calidad del artículo en general, pero he linqueado directamente al apartado: 3.- LA TRANSFORMACIÓN MENTAL DE DARWIN, O CÖMO SE FABRICA UN GENIO. que es el que comento.

  4. #4.- Enviado por: kevin

    El día 18 de diciembre de 2006 a las 04:10

    Me gusta bastente tu blog. Vivo en USA, asi que conozco bastante bien el problema de la teoria de la evolucion vs. creacionismo.
    La teoria tiene grandes vacios, que por el momento no son explicados y que ademas son utilizados por los creacionistas para tacar a la teoria Neo-Darwinista.
    La teoria de Darwin por no ser no es ni teoria, en el sntido mas estricto de la palabra, peor se podria dar como valida.
    En mi humilde blog estoy escribiendo sobre la evolucion de la vida en la tierra, usando mis conocimientos.

    Saludos
    http://desdeelestealoeste.blogspot.com/

  5. #5.- Enviado por: omalaled

    El día 18 de diciembre de 2006 a las 10:23

    Hola, kevin. Me pasaré. Tan sólo decir que la Teoría de la Evolución es una teoría. De hecho, es la aceptada actualmente por la comunidad científica.

    Predijo las mutaciones, predijo la existencia de determinados fósiles que se encontraron a posterior de haberla formulado, encaja con el resto de teorías científicas, etc.

    El creacionismo no lo es: no predice nada, se hace a posteriori, niegan, incluso, las pruebas científicas obtenidas.

    ¿Que puede que la Evolución no sea perfecta? Probablemente, como la mayoría de teorías científicas, pero es la mejor que tenemos.

    Salud!