Breves discursos

Publicado el 13 de octubre de 2009 en Historias de la ciencia por omalaled
Tiempo aproximado de lectura: 6 minutos y 41 segundos
Este artículo se ha visitado: 19.821 views

Cuando un científico tiene que hacer un breve discurso, bien sea en clase a sus alumnos, bien en un acto público, el resto de los mortales acostumbramos a callar. En el fondo, sabemos que alguna dejará ir en la que nos sorprenda. Hoy quiero contaros algunas de estas situaciones en las que científicos de renombre han tenido que hablar en público en alguna situación comprometida o delicada, lo hábilmente que han sabido llevarlas y, sobre todo, la cantidad de valores que se pueden transmitir en unas pocas palabras.

Abdus Salam fue un físico teórico de Pakistán, Premio Nobel de física en 1979 por la unificación de las fuerzas electromagnética y nuclear débil. Un día se sintió en un apuro porque debía presentar una conferencia en la que iban a hablar dos de los grandes: Werner Heisenberg y Paul Dirac. ¿A quién cedería la palabra primero? El científico pakistaní lo hizo de la siguiente manera:

En 1738, el Shahinshah de Persia, Nadir Shah, invadió la India y marchó a Nueva Delhi. Infligió una severa derrota al Gran Mogol de la India. Delhi claudicó y los dos reyes se reunieron para negociar la paz. Al término de las negociaciones, que incluyeron la transferencia del famoso Trono del Pavo Real de Delhi a Irán, el Gran Visir del rey derrotado, Asifiah, fue convocado para presentar a los dos monarcas vino en prenda de paz. El visir se enfrentaba a un dilema de protocolo. El dilema era este: ¿a quién debía servir la primera copa de vino? Si presentaba la primera a su propio maestro, el persa ofendido podría sacar la espada y cortarle la cabeza. Si lo presentaba en primer lugar al invasor persa, su propio amo podría sentirse resentido. Después de un momento de reflexión, el Gran Visir dio con una solución brillante. Presentó una bandeja de oro con dos copas de vino en ella a su propio amo y se retiró diciendo: “Señor, no es mi misión servir hoy el vino. Sólo un rey puede servir a otro rey”. Con ese mismo espíritu, pido a un gran maestro de nuestra disciplina, el profesor de Dirac, que presente a otro gran maestro, el profesor Heisenberg.

Vamos con el segundo discurso. Si pudiera volver a empezar este blog, no escribiría el primer artículo como lo hice, sino que pondría lo que dijo Boltzmann el primer día de clase a sus alumnos:

Hoy no voy a hablar de conceptos refinados, teoremas sofisticados y demostraciones complicadas. Hoy deseo ofrecerles algo muy modesto: yo mismo. Les ofrezco todo lo que sé, mi manera de pensar y mis sentimientos. Les pediré atención estricta, diligencia de hierro y tesón incansable. Pero olvídenme si no piensan darme lo que es más importante para mí: su confianza, su simpatía y su amor. Les pido, en una palabra, lo más grande que ustedes pueden dar: a sí mismos.

No os sorprenderá si os digo que surgieron ya no grandes alumnos, sino grandes personas de sus clases.

El siguiente protagonista de nuestra historia de hoy es Mendeleiev, el padre de la Tabla Periódica de los elementos. Ya os he hablado de él. Si alguna vez podéis leer una biografía de él, hacedlo. Aparte de ser un gran científico, transmitía a sus alumnos un comportamiento ético intachable y sabía estar a la altura de los grandes acontecimientos sociales.

El año 1890 se produjeron revueltas estudiantiles sobre las disciplinas que cursaban y la democratización de la universidad de San Petersburgo. Mendeleiev era uno de los profesores de aquella universidad. Intentando evitar que las cosas llegaran más lejos, propuso llevar las peticiones de los estudiantes al ministro de Instrucción Pública, Delianov, dado que en aquel momento, Mendeleiev era, además, consejero de Estado.

La manifestación se dispersó y el ministro se negó a admitir las demandas. Nuestro hombre presentó inmediatamente la dimisión de su cátedra por los compromisos adquiridos con los estudiantes. El 3 de abril de aquel mismo año el gran hombre tenía que impartir su última clase. El aula y los pasillos estaban llenos de estudiantes de todas las facultades. La policía interrumpió dicha clase por temor a que pudiera conducir a un levantamiento de los estudiantes. No obstante, tuvo tiempo de decirles:

He conseguido una libertad interior. No hay nada en el mundo que tema decir. Nadie ni nada puede hacerme callar. Es un buen sentimiento. Es el sentimiento de un hombre. Quiero que vosotros tengáis también este mismo sentimiento. Es mi responsabilidad el ayudaros para que logréis esta libertad interior. Soy una persona evolucionista y pacífica. Proceded de una manera lógica y sistemática.

Y refiriéndose a la búsqueda de la verdad añadió:

No se trata de descerrajar la puerta del templo y arrancar la cortina detrás de la que se ocultaría la verdad. No hay nada, eso son fábulas, palabras vacías. No existe nada semejante, no hay cortina. La verdad no está oculta a los hombres, está entre nosotros, esparcida por todo el Universo.

Un pequeño inciso antes de seguir con nuestro último discurso. Según el Índice de Paz Global (un intento de medir la situación relativa del pacifismo de un país o región) Noruega es uno de los países más pacíficos de la Tierra. No en vano, Alfred Nobel dejó escrito en su testamento que el Premio Nobel de la Paz tenía que ser seleccionado por cinco miembros del Parlamento Noruego. Y digo esto porque este país (que he tenido el placer de visitar y recomiendo hacerlo a quien no haya estado) forma parte del siguiente discurso.

De bien nacidos es ser agradecido. Esto puede aplicarse al formidable matemático Gaston Julia. Fue el primero que introdujo las dimensiones fractales; lo menos, cincuenta años antes que Benoit Mandelbrot. Sucede que en los tiempos de Gaston Julia no existían los ordenadores, así que estos temas quedaron relegados al olvido durante todo ese tiempo.

Este hombre también combatió en las trincheras durante la Primera Guerra Mundial resultando herido. Su nariz quedó destrozada cuando contaba con 22 años. Mientras era objeto de muchas operaciones en el rostro, llevó a cabo sus estudios matemáticos en los diferentes hospitales en que le tocó estar. Para ocultar la mutilación eligió vestir una prótesis de cuero para ocultarlo que lo dio un aspecto un tanto siniestro.

 

Foto de Gaston Julia

En 1920 se celebró el Congreso Internacional de Matemáticas en Estrasburgo. Picard, el presidente del congreso, enalteció a Gaston Julia por su patriótico comportamiento. Dieciséis años después hubo otro Congreso Internacional de Matemáticos, esta vez en Oslo, la capital de Noruega, país al que antes os hacía referencia. Le pidieron que hablara en una reunión y explicó lo siguiente:

El comité organizador ha querido que en la reunión de esta tarde se oiga una voz francesa. Quien les habla, está conmovido porque se le haya rogado hacerla oír (…)  Junto a esta evocación de lazos que unen a todo francés con este bello país de hombres enérgicos y resueltos, de mujeres hermosas y tiernamente humanas, de ilustres sabios y generosos poetas y artistas, permítanme que añada un recuerdo personal para expresar la emoción que siento esta tarde al evocar la particular gratitud que debo a Noruega.

Un día, hace veinte años, llevaban a su cuarto a un joven oficial herido a quien acababan de operar. Ya se adormecía cuando la sangre brotando a borbotones por su boca le despertó: se le acababa de descoser una arteria. Tuvo el tiempo justo para avisar antes de perder la conciencia. Cuando volvió en sí, reconoció a su lado la silueta de la enfermera jefe del servicio. Ausente el cirujano que ya había dejado el hospital y ocupado en otra parte por el médico de guardia, y como el tiempo apremiaba, ella había obturado y cortado la hemorragia sin vacilar, con mano firme, y finalmente reanimando a aquel cuerpo que desfallecía. Cuando llegó corriendo el médico, reconoció que todo estaba perfectamente hecho, y alabó su habilidad y decisión.

Por temor a que se repitiera el accidente, en un gesto tan espontáneo como caritativo, esa muchacha generosa decidió pasar la noche de guardia a la cabecera del enfermo. Jamás olvidaré esa larga noche en que, sin poder hablar apenas, extenuado por la hemorragia, sin poder dormir, me hacía sentirme seguro la presencia de esa mujer sentada cerca de mí, cosiendo sin ruido en el amortiguado cerco de luz de la lámpara, prestando oídos a intervalos regulares a mi respiración, tomándome el pulso y escrutando mis ojos, que con una mirada le expresaban mi ferviente agradecimiento.

Damas y caballeros, esa mujer brava y generosa era hija de Noruega. Comprenderán sin esfuerzo que me sienta ligado a este país por una particular deuda de gratitud. Al aceptar tomar la palabra en esta sala en nombre de mis compatriotas, me siento doblemente feliz por poder rendir homenaje a la valentía y energía legendaria de los hombres de Noruega, a la sabiduría y abnegación de sus mujeres, a la belleza de todo el país y a la cordial acogida de la ciudad de Oslo.

Fuentes:
“¿Nucleares? Por qué no”, Manuel Lozano Leyva
“Pasiones, piojos, dioses y matemáticas”, Antonio J. Durán
“La Unificacion de Las Fuerzas Fundamentales”, Abdus Salam
“Mendeleiev. El profeta del orden químico”, Pascual Román Polo

http://www.nndb.com/people/055/000108728/



Hay 17 comentarios a 'Breves discursos'

Subscribe to comments with RSS or TrackBack to 'Breves discursos'.

  1. #1.- Enviado por: meneame.net

    El día 13 de octubre de 2009 a las 01:21

    Breves discursos…

    [c&p] Cuando un científico tiene que hacer un breve discurso, bien sea en clase a sus alumnos, bien en un acto público, el resto de los mortales acostumbramos a callar. En el fondo, sabemos que alguna dejará ir en la que nos sorprenda. Hoy quier…

  2. #2.- Enviado por: ^CiViLoN^

    El día 13 de octubre de 2009 a las 12:32

    Genial artículo, como siempre!

  3. #3.- Enviado por: Alejandro

    El día 14 de octubre de 2009 a las 14:42

    Muy emocionante, en especial lo expresado en el último discurso.

    Y como ya nos tienes acostumbrados, un excelente artículo.

    Saludos desde Chile!!!

  4. #4.- Enviado por: panta

    El día 15 de octubre de 2009 a las 13:32

    Siempre es refrescante escuchar ese sincero agradecimiento en palabras de G. Julia.
    La anécdota de Salam es impagable ;)
    Saludos

  5. #5.- Enviado por: Mizar

    El día 16 de octubre de 2009 a las 19:21

    Me ha encantado esta entrada.

    Saludos

  6. #6.- Enviado por: Marfil

    El día 18 de octubre de 2009 a las 02:22

    Muy buen artículo.

    @Omalaled tienes una pequeña errata en el último discurso, dice “aritstas”. ;)

  7. #7.- Enviado por: Miski

    El día 20 de octubre de 2009 a las 13:04

    Muy buenas las anéctodas y tu forma de enlazarlas….gracias!!!

  8. #8.- Enviado por: Isod

    El día 21 de octubre de 2009 a las 15:08

    Precisamente hoy en El País trae un artículo sobre los congresos de matemáticos ICM. Una de las fotos es de Julia. Impresiona verlo con la máscara. Y el artículo, muy curiosito. Lo que se cuenta sobre la escasez de presencia española en esos congresos es para tener en cuenta.

    El enlace de Internet:
    http://www.elpais.com/articulo/futuro/lado/humano/matematica/elpepufut/20091021elpepifut_1/Tes

  9. #9.- Enviado por: Pedro

    El día 26 de octubre de 2009 a las 15:07

    Muy buenas anécdotas, enhorabuena. En un post yo tengo una muy graciosa (resaltada en verde) de Gregor Mendel con su obispo a cuenta de unos ratones. El post es :
    http://ser-vivo.blogspot.com/2009/10/biografia-de-mendel-2-parte.html

  10. #10.- Enviado por: Eduardo

    El día 30 de octubre de 2009 a las 14:27

    Hola, fantástico artículo. Me gustó mucho el segundo discurso, y te quería preguntar sobre la persona que lo dió, quién es Boltmann??

    Gracias por tu respuesta!!
    Saludos y seguí adelante con este buen sitio!

  11. #11.- Enviado por: omalaled

    El día 31 de octubre de 2009 a las 23:33

    Marfik: corregido, gracias :-)
    EduardoFue un genial teórico, que acabó suicidándose por no ser comprendido en su tiempo. Fue también quien dio la fórmula para la entropía. Echa un ojo a la wikipedia y ya miraré de publicar algún artículo con detalle.

    Salud!

  12. #12.- Enviado por: Mike san

    El día 1 de noviembre de 2009 a las 17:30

    Ah! Boltzmann, no Boltmann. Claro que me acuerdo de la constante de Boltzmann.
    Excelente artículo. Si corriges el typo la gente no se perderá con el tal Boltmann…

  13. #13.- Enviado por: omalaled

    El día 1 de noviembre de 2009 a las 18:11

    ¡Ay!, ¡craso error! Corregido, gracias :-)

    Salud!

  14. #14.- Enviado por: Igor

    El día 10 de diciembre de 2009 a las 02:31

    La ciencia es luz porque guia a los hombres por el camino de la verdad.
    La ciencia, de cierta manera tiene algo de vital porque nutre el espíritu humano y entrega unos frutos que, genéricamente, llamamos tecnología.
    los científicos creadores son los apóstoles de esta luz y de esta vida. No soy científico, pero si hay un héroe con quien identificarse, ese lo escojo de entre los científicos. Sin embargo la elección no es fácil. De hecho los más grandes en creación no son necesariamente los más grandes en moralidad. Me quedo con Planck, por reunirse en el los más altos valores que definen la condición humana. Y esto, sin desmedro de otros que hacen un llamado doloroso a mi sensibilidad como, Ampère. Y 300 años de ciencia experimental nos dejan una constelación de hombres bien fuera de lo común. los considero artistas del intelecto. Y escribo estas palabras un poco extemporáneas porque las anécdotas cogidas al azar en este blog han revivido mis sentimientos dormidos de reconocimiento a la ciencia.

  15. #15.- Enviado por: Barney Gamble

    El día 6 de enero de 2010 a las 03:10

    El Shahinshah de Persia no pudo marchar a Nueva Delhi en 1748 porque se creó en el siglo XX,

  16. #16.- Enviado por: omalaled

    El día 6 de enero de 2010 a las 14:07

    Barney Gamble: Efectivamente, hay un error: no fue 1748, sino 1738. No soy un experto en la historia de estas zonas, pero sí comprobé en su día que Nadir Sah marchó sobre Delhi. Al menos, eso es lo que dice la wikipedia (cuyo enlace te he puesto anteriormente) y, en su momento, Abdus Salam. Dos fuentes independientes que afiman lo mismo. ¿Puedes aportarme tú alguna que diga lo contrario o que me haga ver que ambas fuentes están equivocadas?

    Salud!

  17. #17.- Enviado por: celestitaxx

    El día 13 de marzo de 2010 a las 23:16

    es la teoriao ciencia del metodo, es una disciplinacientifica(describe,explicay justifica)los metodos utilizados por los científicos.nTratar de analizar y exclarecerlos fundamentos teoricos de los metodos utilizadosen la ciencia para crearconocimientos,señalalos conocimientos dispònibles… gracias y besos

Post a comment


× 3 = seis