Marie Curie y la guerra

Publicado el 27 de octubre de 2008 en Historias de la ciencia por omalaled
Tiempo aproximado de lectura: 8 minutos y 26 segundos
Este artículo se ha visitado: 28.948 views

Alguna vez he dicho que a todos los que nos gusta la ciencia y sus personajes deberíamos leer alguna biografía de Marie Curie. Ya os he hablado en 1, 2, 3 y 4 de esta mujer y alguna vez he culminado un artículo con una de sus frases. Hoy os hablaré un poco más de ella.

Todos sabemos que gracias a los rayos X se pueden localizar lesiones y los médicos pueden operar con mayor precisión. Pues bien, cuando empezó la Primera Guerra Mundial Marie Curie se dio cuenta que no existían instalaciones radiológicas en los hospitales de campo. Los aparatos de rayos X eran casi desconocidos en el ámbito militar. A través de la Cruz Roja y la Unión de Mujeres de Francia, Marie instaló un aparato de Rayos X en un camión Renault con sus propias manos  convirtiéndolo en la primera unidad móvil de Rayos X de la historia.

Petit Curie con Marie al volante Otro Petit Curie

Llegó a equipar 20 coches (eran conocidos como los “petit Curie”), desde luego, no con la ayuda del ejército ni funcionarios, sino gracias a la población que contribuía cuanto podía. El cirujano se encerraba con ella en el cuarto oscuro mientras pasaban los soldados heridos uno tras otro y así durante horas, días… Supervisó la instalación de 200 salas de radiología. Mientras utilizaba esos aparatos aprendió mecánica para arreglar el coche y medicina. Y no penséis que se quedaba en la retaguardia: Marie era de las que iban al frente. De hecho, solía pelearse con los generales para poder llevar los coches hasta los hospitales del frente.

Eran conducidos de hospital en hospital por voluntarios, antiguos alumnos y profesores de la École Normale. Más tarde se fundó una organización privada en la que pusieron como “director técnico de radiología” a Marie Curie.

También involucró a su hija Irène (su otra hija, Ève, quedó al cuidado de una institutriz) que pronto fue por su cuenta. La joven no paraba de hacer radiografías a soldados heridos con trozos de obús. Y si tenemos en cuenta que tenía 16 años cuando empezó, no debería sorprenderos si os digo que, con 18, Irène Curie era una auténtica experta en radiología. La llamaban incluso cuando se estropeaban los aparatos.

Marie se quedó uno de esos coches para uso personal y lo condujo ya no sólo por Francia, sino por los hospitales belgas, por el norte de Italia, etc. No se detuvo aquí. Organizó cursos de formación para soldados estadounidenses a los que inició en el estudio de la radiactividad. Antes que las tropas de los EEUU abandonaran Europa al finalizar la guerra, Marie había instruido a muchos médicos en el uso de los rayos X. En dos años, entre madre e hija llegaron a formar a más de 150 técnicos. La cifra de heridos que pasó por todos esos puestos superó el millón de personas.

Y es que Marie era de las que se bastaba por sí sola para hacer las cosas. ¿Que no tenía chófer? Pues ella misma le daba a la manivela para ponerlo en marcha. ¿Que se pinchaba una rueda? Ella misma la cambiaba. Limpiaba el carburador en caso que se hubiera obturado. Si llevaba los aparatos por ferrocarril, ella misma los cargaba y descargaba. Fue totalmente indiferente a la falta de comodidades. Y si tenía que dormir, no le importaba dónde: al aire libre o en una tienda de campaña. Dio todo el oro que poseía al que añadió el de todas sus condecoraciones científicas. Jamás fue menos molesta una mujer tan célebre. Nada mal para ser una inmigrante polaca, ¿verdad?

Pero bueno, sobre la austeridad de Pierre y Marie Curie con los bienes materiales ya os he hablado en los artículos anteriores citados. Diré, no obstante, unos detalles más a este respecto. En noviembre de 1903, la Royal Instituton confirió a Pierre y a Marie una de sus más distinguidas condecoraciones: la Medalla de Davy. Marie tenía ya entonces sus manos destrozadas por el radio. Ni siquiera llevaba una alianza. En la noche de uno de los banquetes, Marie dijo a su esposo:

Nunca imaginé que existieran alhajas semejantes. ¡Qué hermosas eran! Figúrate que durante la cena, no sabiendo en qué ocuparme, me puse a pensar y calculaba cuántos laboratorios podrían construirse con las piedras que cada una de las damas llevaba alrededor de su cuello. ¡Cuando llegó la hora de los discursos había llegado a una cifra astronómica!

Cuando recibieron por el Nobel una suma equivalente a 15.000 dólares y su aceptación no era en modo alguno “contraria al espíritu científico”, como decía Marie, los gastos en que incurrieron fueron en regalos para el hermano de Pierre, las hermanas de Marie y una amiga de su infancia, donaciones a varias sociedades científicas y a estudiantes polacos. Lo único que se quedó para ella le sirvió para instalar un baño moderno en su casa y renovar el papel de una habitación. Jamás pasaron por su cabeza cosas como comprarse un sombrero nuevo y continuó con sus clases.

Ni siquiera de mayor supo tener la comodidad de una doncella. Su chófer jamás tuvo que esperar más de dos minutos y si llegaba tarde se sentía culpable. Siempre fue amante de su patria, Polonia. Si llegaba algún estudiante polaco a París y no le concedían una beca universitaria, Marie la pagaba de su propio bolsillo sin que el estudiante se enterara.

Por las noches se sentaba en el suelo a hacer sus cálculos teóricos. Jamás se acostumbró a trabajar en una mesa: el suelo era un espacio casi ilimitado para poner sus apuntes. Casi al final de su vida empezó a perder la vista. Comunicó a sus hijas que quería que nadie lo supiera. Para ello dio con técnicas como escribir con letras grandes y gordas. Tuvo que ponerse unas gruesas gafas.

Marie siempre había desdeñado las precauciones que ella misma imponía estrictamente a sus discípulos. Apenas se sometía a los exámenes de sangre que eran norma obligatoria en el Instituto del Radio. Estos análisis mostraron que su fórmula sanguínea no era normal, pero eso no le preocupó gran cosa. ¡Cómo le iba a preocupar! Durante 35 años había estado manejando el radio y respirando el aire viciado de sus emanaciones, y durante los cuatro años de la guerra se había expuesto los rayos X sin protección.

Un pequeño trastorno de la sangre y algunas quemaduras dolorosas en las manos no eran, al fin y al cabo, un castigo demasiado severo si se tenía en cuenta el número de riesgos que había corrido.

En 1933 Marie cayó enferma. No le dio importancia a una ligera fiebre que finalmente comenzó a molestarla; pero en mayo de 1934, víctima de un ataque de gripe, se vio obligada a guardar cama. Ya no volvió a levantarse. Sus huesos habían estado expuestos a la radiación durante mucho, demasiado tiempo. Siguió en activo hasta 1934, pero el trabajo al que había dedicado su vida tuvo nefastas consecuencias. Los médicos le aconsejaron que se trasladara a los Alpes franceses para respirar aire puro. Febril y débil, Marie hizo su último viaje. En 4 de julio de 1934 moría en el sanatorio de Sancellemoz, a los 66 años de edad.

Dos días más tarde, el viernes 6 de julio de 1934, a mediodía, sin discursos ni desfiles, sin que estuviera presente ni un político, ni un solo funcionario público, Madame Curie fue enterrada en el cementerio de Sceaux, en una tumba inmediata a la de Pierre Curie. Sólo los parientes, los amigos y los colaboradores de su obra científica, que le profesaban entrañable afecto, asistieron al sepelio. Su hermana Bronia y su hermano Józef echaron un puñado de tierra polaca sobre su tumba.

El 20 de abril de 1995 los restos de Pierre y Marie Curie fueron trasladados desde Sceaux hasta el Panteón de París. Hubo una gran celebración, con desfile, bandas y discursos de los presidentes de Francia y Polonia.

Estoy seguro que de estar viva y tener delante a alguno de los dos mandatarios le hubiera soltado algún revés que otro. Como el que recibió en su momento el jefe de estado polaco, Stanislaw Wojciechowski, quien se sorprendió de lo bien que Marie hablaba su idioma natal después del largo exilio. Le preguntó a Marie:

- ¿Se acuerda de la almohada de viaje que me prestó, hace 33 años, cuando regresé a Polonia para una misión política secreta?
- ¡Claro que me acuerdo!… ¡y me acuerdo que se olvidó de devolvérmela!

El año 1933 estuvo en Madrid para presidir un debate sobre “El porvenir de la cultura” donde participaron escritores y artistas de todas los países. ¿Cómo la recibimos? Pues como solemos tratar a las grandes personalidades: los miembros del Congreso lanzaron gritos de alarma denunciando los peligros de la especialización y acusaban a la ciencia de ser, en parte, responsable de la “crisis de cultura” que sufre el mundo.

Si es que  somos unos campeones. Una vez más, “Spain is different”.

Einstein dijo de ella:

Cuando una personalidad tan destacada como la señora Curie llega al fin de sus días, no debemos darnos por satisfechos solo con recordar lo que ha dado a la humanidad con los frutos de su trabajo. Las cualidades morales de una personalidad tan destacada como la suya quizá tengan un significado aún mayor para nuestra generación y para el curso de la historia que los triunfos puramente intelectuales. Hasta estos últimos dependen, en un grado mucho mayor de lo que suele creerse, de la talla del personaje.

Fue una gran suerte para mí poder relacionarme con la señora Curie durante veinte años de sublime y perenne amistad. Su grandeza humana me admiró cada vez más. Su fuerza, la pureza de su voluntad, su austeridad para consigo misma, su objetividad, su juicio incorruptible… todas esas cualidades eran de un carácter tal que pocas veces se hallan en un mismo individuo.

(…)

Si la fuerza de carácter y la devoción de la señora Curie estuviesen vivas en los intelectuales europeos, aunque sólo fuese en una pequeña proporción, Europa tendría ante sí un futuro brillante.

Tuvo presente la ciencia hasta el final de sus días. Cuando estaba próxima a su final pudo ver cómo su hija había producido un resultado importante. Frédéric Joliot (el marido de Irène y otro apasionante personaje) nos contaba:

Marie Curie seguía el progreso de nuestras investigaciones y nunca olvidaré la expresión de pura alegría que se produjo en ella cuando Irène y yo le enseñamos el pequeño tubo de cristal que contenía el primer radioelemento artificial. Pudo verla todavía sosteniendo en su mano, quemada por el radio, aquel tubo con un radioelemento aún activo. Quería comprobar lo que le estábamos diciendo y fue al contador Geiger-Müller, en donde escuchó los clics del contador de radiación.

En palabras de la Propia Marie Curie:

Soy de los que piensan que la ciencia tiene una gran belleza. Un sabio en su laboratorio no es sólo un teórico. También es un niño colocado ante los fenómenos naturales que le impresionan como un cuento de hadas. No pensemos que todo progreso científico se limita a mecanismos, máquinas y engranajes (…) Si veo a mi alrededor algo vital es precisamente este espíritu de aventura emparentado con la curiosidad.

Fuentes:
“Marie Curie”, Robert Reid
“La vida heroica de Marie Curie”, Eve Curie
“Momentos estelares de la ciencia”, Isaac Asimov
“Las damas de laboratorio”, María José Casado Ruiz
“Marie Curie”, Philip Steele
“Marie Curie y su tiempo”, José Manuel Sánchez Ron
http://ichasagua.dfis.ull.es/cientificos/mariecurie.html
http://www.siriusfem.com/archivos_2006/noviembre_2006/canal6/historiasocial_vidademariec.html
http://corsarionegro.wordpress.com/2006/11/11/persona-marie-curie/
http://www.geocities.com/fcueto/Ciencia/Curie.htm
http://www.uv.es/jaguilar/historias/curies.html
http://www.astrocosmo.cl/biografi/b-m_curie.htm



Hay 35 comentarios a 'Marie Curie y la guerra'

Subscribe to comments with RSS or TrackBack to 'Marie Curie y la guerra'.

  1. #1.- Enviado por: Pedro Escudero

    El día 27 de octubre de 2008 a las 09:25

    Vaya, esta si que era una mujer valiente y comprometida. Está muy bien el artículo, nos muestra los logros personales de una persona que en los libros de historia es relegada a tres hechos significativos: descubrir el radio, premio nobel y muerte por radiaciones. Es una pena que con figuras geniales como esta no se haga más publicidad para mostrar que existen personas que marcan la diferencia.

    Buen blog, te enlñazo en el mio, y además tienes mi voto a la categoría de ciencia y medio ambiente.

    Un saludo,

    Pedro.

  2. #2.- Enviado por: Francisco

    El día 27 de octubre de 2008 a las 12:27

    Una vez más… Excelente! Gracias.

  3. #3.- Enviado por: Brigo

    El día 27 de octubre de 2008 a las 14:59

    Es que si nos ponemos a enumerar los hechos destacables de esta mujer nos quedaremos sin árboles para hacer hojas :-)

  4. #4.- Enviado por: ElHombrePancho

    El día 27 de octubre de 2008 a las 17:00

    Cada vez que escribes sobre Madame Curie no puedo evitar que se me salten unas lagrimillas… Qué grande.

  5. #5.- Enviado por: utresivesi

    El día 27 de octubre de 2008 a las 17:29

    Otra vez, muchas gracias.

  6. #6.- Enviado por: Proximo

    El día 27 de octubre de 2008 a las 17:44

    Lo que más llama la atención es que el carácter no se le agriase a medida que su enfermedad avanzaba.

  7. #7.- Enviado por: panta

    El día 27 de octubre de 2008 a las 18:10

    Coincido con ElHombrePancho, me quedo algo triste con las historias de M. Curie.
    Pero Don Albert E .puntualizando algo que quizá nadie más se atrevería a decir ‘Las cualidades morales de una personalidad tan destacada como la suya quizá tengan un significado aún mayor para nuestra generación y para el curso de la historia que los triunfos puramente intelectuales’
    Impresionante.
    Saludos

  8. #8.- Enviado por: servidora

    El día 27 de octubre de 2008 a las 22:18

    En fin, que menuda temporada llevas de tocarme la fibra :-) Voy a tener que pasarme por aquí con los kleenex en la mano :-D

    Leí la biografía de esta mujer con 10 años y algo cambió en mi cabeza. Aunque sólo sea por los sueños que puso al alcance de nuestras manos (inténtalo, trabaja, no pares, lucha), esta mujer se merece estar en lo más alto…

  9. #9.- Enviado por: senovilla

    El día 28 de octubre de 2008 a las 01:20

    Simplente APASIONANTE.

    Saludos Cordiales.

  10. #10.- Enviado por: omalaled

    El día 28 de octubre de 2008 a las 08:44

    Pedro, Francisco, utresivesi, senovilla: muchas gracias.
    Brigo: creo que esa mujer fue lo que hoy llamaríamos una benefactora de la humanidad.
    ElHombrePancho: a mí también se me caían :-)
    Proximo: ufff, algunas de sus colaboradoras decían que era maravillosa y otras… que era intratable e insoportable. Sea como sea, para ser como ella hay que tener un carácter durísimo.
    panta: Einstein siempre está donde menos te lo esperas :-)
    patata: es que si alguna vez voy yo a París, también pondré :-)
    servidora: es que todas las historias bonitas tienen un punto de tristeza en su final :-)

    Salud!

  11. #11.- Enviado por: Miski

    El día 28 de octubre de 2008 a las 12:18

    Hay algo que no me gusta de la Curie y es que no se cuidara la salud…en cierto modo es una forma de egoísmo el no pensar en ella misma, en su suerpo y en las cosencuencias de esos excesos; podría definirse como un egoísmo de la mente.
    Un saludo.

    PD: a muchos de estos personajes le tocó vivir uno de los momentos más dulces y maravillosos para la ciencia en que, a veces, con medios sencillos y a base de ingenio se hicieron extraordinarios descubrimientos que aportaron luz donde durante siglos hubo oscuridad.

  12. #12.- Enviado por: Victor

    El día 28 de octubre de 2008 a las 21:42

    Hola si quieres podemos intercambiar enlaces para aumentar las visitas y la relevancia en google. No se como contactar contigo, te dejo mi email: victorct@ymail.com

    Un saludo

  13. #13.- Enviado por: Miércoles

    El día 28 de octubre de 2008 a las 22:35

    Y los logros en la medicina no se quedan ahí. Mme. Curie también diseñó los primeros tratamientos de braquiterapia o, como aún aparece en algunos libros, curieterapia. Ella y el Dr. Banlos empezaron con aplicadores de radio en lesiones cutáneas para terminar metiendo las fuentes radiactivas dentro de tumores cancerígenos.

    Hoy en día es más normal el implante en tumores de otras fuentes radiactivas como el iridio o el cesio, y siempre con maquinaria a control remoto, pero aún quedan radioncólogos que recuerdan lo que es implantar radio “a pelo”.

  14. #14.- Enviado por: omalaled

    El día 29 de octubre de 2008 a las 00:10

    Victor: no me interesa, gracias.
    Miski: hmmmm, permíteme desicrepar. El no pensar en ella misma no es signo de egoísmo: es signo de dejadez. Simplemente, no le interesaba. Es algo común a muchos científicos (y personas apasionadas por un tema, en general). Einstein tenía todos los trajes iguales para no perder el tiempo en pensar cuál ponerse; pero simplemente, no le interesaba. Marie Curie fue una apasionada científica y una persona que siempre procuró por los demás. Lo dio todo y nunca miró por ella. Egoísmo hubiera sido buscar la notoriedad a través de ello, pero era todo lo contrario: odiaba la prensa. Sus últimas palabras fueron “sólo quiero que me dejen en paz”. Asumió riesgos que nunca permitió a sus discípulos, pero eso no es egoísmo. ¿No lo ves como yo?

    Miercoles: cierto, estás bien informado. Un día podría armarme de valor y escribir algo sobre radioterapias y cosas por el estilo.

    Salud!

  15. #15.- Enviado por: carlos

    El día 29 de octubre de 2008 a las 23:48

    Interesante :)

  16. #16.- Enviado por: la chumi

    El día 30 de octubre de 2008 a las 02:49

    Hola ¿Qué tal?
    Acabo de visitar los diez blogs que van en cabeza en tu categoría y no he podido evitar fijarme que estamos en el mismo puesto en nuestras respectivas categorías en las que competimos.Cansada de todos los chanchullos , compras de votos y demás que en el concurso 20 blogs se están produciendo,te propongo , que si todavía no has votado en la categoría humor te pases por mi página y si te gusta , consideres votarme. De los 10 blogs con más votos el tuyo es el que más me ha gustado , así que lo tengo claro .En tu categoría solo me he puesto en contacto contigo así que no votaré a nadie que compita por tu mismo premio.Considero que si nos ayudamos podemos subir en el ranking.Si aceptas mi propuesta solo tienes que enviarme un correo a :YOSOYLACHUMI@HOTMAIL.ES

    Compito en humor y este es mi blog :
    http://yosoylachumi.wordpress.com
    Soy el único blog participante en humor en la letra Y
    Agradeciendo tu atención de antemano , recibe un cordial saludo :

    La Chumi

  17. #17.- Enviado por: fernando

    El día 30 de octubre de 2008 a las 11:41

    De nuevo felicidades por el blog. Los Curie son un referente humano, de los que, lo poco que conocí, a través claro está de un libro, me impactó. Fueron personas con “una sola cara”, sin revuelta, transparentes, visibles. A esto le llamo yo, cuando lo encuentro, tener una “pasta” profunda, y tener actitudes realmente. No son personajes literarios, realmente existieron, trabajaron.

    Esto, ¿se enseña?

  18. #18.- Enviado por: Raúl

    El día 30 de octubre de 2008 a las 12:35

    Vaya mujer esta, se merece un monumento o más.

    Sé que esto es agotador, pero sólo voy a pedirte 20 segundos de tu vida para que accedas a mi blog http://www.hiperbreve.blogspot.com y leas alguna de mis pequeñas historias. Si en conciencia piensas que podría merecer tu voto, adelante. Si no, me basta con que me dejes un comentario sobre lo que hayas leído. Muchas gracias.

  19. #19.- Enviado por: Caleidoscopyo

    El día 31 de octubre de 2008 a las 12:49

    Hola amigo! Lo primero que quiero decirte es que nada más entrar me estás hablando por aquí (en la página principal) de Carl Sagan y con eso ya te me has metido en el bolsillo. Me encanta este hombre. Gracias a mi padre, que lo admiro, ya que él tiene bastantes títulos del escritor ya fallecido de los cuales he leído algunos.

    Y bueno, decirte que tu blog es muy bueno. De los mejores que he visto en tu especialidad. Sobretodo me gusta tu manera de escribir, explicarte y opinar sobre los temas que escribes, los cuales también son fantásticos. He de decirte que también estoy en el concurso de 20 minutos y que espero que no interpretes mal mis palabras pensando que es puro “peloteo” para ganarme tu voto. Estoy intentando ver el mayor número de blogs para emitir el mejor juicio posible a la hora de votar, y no en todos ellos escribo lo que aquí ahora (aunque procuro escribir algo en todos los que se lo merecen).

    Y bueno, concluir diciendo que nos veremos por aquí a menudo, que te agrego a mis feeds y que evidentemente me gustaría que también pasaras por mi blog (de índole musical) para darme tu opinión!

    Un saludo! y suerte en el concurso

  20. #20.- Enviado por: jluio

    El día 31 de octubre de 2008 a las 18:04

    Me ha encantado bastante tu blog. Te deseo suerte en los Premios 20 Blogs. Tienes mi voto en los Premios 20 Blogs. Yo también participo en ellos y me gustaría que visitaras mi blog http://alareiramaxica.blogspot.com/

    La categoría en la que concurso es la de mejor blog en versión original Tiene un poco de todo: música, humor, relatos, recuerdos, actualidad, etc. Y también tienes la posibilidad es escuchar mucha música online y cuenas con útiles enlaces o links. Recuerda que no te puede gustar lo que no conoces, así que prueba, sólo prueba, a visitar el blog.

    En conciencia, si tras visitarlo crees que se merece un voto, pues vótalo. Me interesa dar a conocer mi blog y ganar visitas, por lo que te invito a participar en el blog en forma de comentarios o envío de artículos.

    Un saludo, y lo dicho, suerte en los 20 Blogs.

  21. #21.- Enviado por: Miércoles

    El día 1 de noviembre de 2008 a las 02:47

    Omalaled, no es que esté enterada, es que es mi trabajo :-)

    Cuando empezé la residencia de física los primeros libros que nos daban a leer en el hospital -antes que los de texto- eran “Before I Say Goodbye” (el diario del último año de vida de una periodista de 34 años con cancer de mama) y la biografía de Mme. Curie.

    Si te animas con el tema de la física radioterápica tengo alguna cosilla en la dirección que enlazo al alias y estaría encantada de pasarte más de lo que quieras. ¡Con la de gente que nos hace falta en la profesión! Harías un bien social ;-)

  22. #22.- Enviado por: olgah

    El día 2 de noviembre de 2008 a las 02:28

    Muy bueno el blog y el post me ha encantado. Conocía la historia de M.Curie pero no con tanto detalle, ahora me parece más interesante aún. Me has dejado con ganas de leer alguna biografía. ¿Recomiendas alguna?

    Por cierto, felicidades, he visto que has quedado en 5ª posición en la categoría de “Ciencia…” (porque creo que ya están cerradas las votaciones, si no me equivoco).

    un cordial saludo ;)

  23. #23.- Enviado por: flopeko

    El día 2 de noviembre de 2008 a las 12:11

    fantastico!!

  24. #24.- Enviado por: Zinquirilla

    El día 2 de noviembre de 2008 a las 22:40

    Leí hace tiempo una biografía suya que había en casa de mis madres y desde entonces me fascina esta mujer.

    Me gusta mucho las curiosidades que cuentas, yo en mi blog tabién lo hago de la historia en general, por eso te h votado en tu categoría.

    Un saludo.

  25. #25.- Enviado por: Marfil

    El día 3 de noviembre de 2008 a las 09:41

    La serie de “Marie Curie” es de las mejores del blog (aunque no sé por qué pero me gusta un poco más la de Pascal… lo mejor es que no hay que elegir, ambos personajes son bastante inspiradores), y en este artículo en concreto la cita de Einstein es una perla. :)

    Sobre la salud de Marie Curie no creo que fuera dejadez Omalaled… una cosa es no darle demasiada importancia a como vistes o incluso como comes, y otra el exponerte a radiaciones. Creo que lo que paso fue bastante evidente: Teniendo en cuenta que los Curie fueron los que descubrieron la radioactividad no había modo alguno de saber de antemano sus efectos en la salud, conforme el tema se fue esclareciendo ambos debieron de ser bastante conscientes que ya se habían expuesto a cantidades de radiación increíbles y no había marcha atrás, preocuparse entonces por evitar más radiaciones sería para un pensamiento sincero consigo mismo algo “inútil”. :(

  26. #26.- Enviado por: Roper

    El día 3 de noviembre de 2008 a las 17:40

    Perdón por el Offtopic. Maikelnai os menciona hoy como ganadores morales del concurso 20Blogs.

    http://www.maikelnai.es/2008/11/03/curiosidades-sobre-el-concurso-20blogs/


  27. El día 3 de noviembre de 2008 a las 22:20

    una mujer interesante..

  28. #28.- Enviado por: Superwoman

    El día 4 de noviembre de 2008 a las 12:16

    La haces parecer tan viva… Estoy segura de que era una persona excepcional, sólo de esa manera consiguió llegar hasta donde lo hizo. Y esa actitud ante la ciencia, la misma que un niño ante un juguete nuevo… ay si sólo pudiesemos tener todos los científicos una actitud así siempre…
    Un supersaludo

  29. #29.- Enviado por: Marfil

    El día 20 de noviembre de 2008 a las 08:37

    Para añadir a la magnífica serie de artículos sobre Marie Curie de Omalaled, dejo aquí el link para ver varias imágenes a alta calidad del archivo de Life que recientemente a puesto accesible Google:

    http://images.google.com/images?q=marie+curie&q=source%3Alife

    No tiene desperdicio. :-)

  30. #30.- Enviado por: danny

    El día 26 de noviembre de 2008 a las 00:22

    me sirvio para mi tarea pero cual era su profesion de esta cientifica polaca

  31. #31.- Enviado por: Marfil

    El día 26 de noviembre de 2008 a las 03:35

    Sus estudios eran de química en la frontera en donde se convertía en física. :D Tubo tanto un novel de física como uno de química.

    Si lo que preguntas es que si era “algo más” que ser científica, la respuesta es que no lo era, su profesión era ser científica eso es todo. Incluso en alguno de los artículos hay una interesante reflexión de la misma Curie al respecto de la validez y la necesidad de la sociedad de dar soporte a los “científicos puros” que sólo quieren ser científicos:

    La humanidad, evidentemente, tiene necesidad de hombres prácticos que sacarán el máximo de su trabajo y, sin olvidar el bien general, salvaguardarán sus propios intereses. Pero la humanidad también tiene necesidad de soñadores, para quienes los prolongados desintereses de una empresa son tan cautivadores que les es imposible consagrar cuidados a sus propios beneficios materiales.

    Sin duda alguna, esos soñadores no merecen la riqueza, puesto que no la desean. De todas maneras, una sociedad bien organizada debería asegurar a esos trabajadores los medios eficaces para cumplir su labor, en una vida libre de toda preocupación material y libremente consagrada a la investigación.

  32. #32.- Enviado por: y oyo

    El día 30 de noviembre de 2008 a las 23:58

    yo solo quiero saber su profesion

  33. #33.- Enviado por: y oyo

    El día 30 de noviembre de 2008 a las 23:59

    pero muy bien hecho , vaya
    hombre , digo mujer , perdon

  34. #34.- Enviado por: evelyn

    El día 16 de octubre de 2011 a las 18:13

    Vaya, esta si que era una mujer valiente y comprometida. Está muy bien el artículo, nos muestra los logros personales de una persona que en los libros de historia es relegada a tres hechos significativos: descubrir el radio, premio nobel y muerte por radiaciones. Es una pena que con figuras geniales como esta no se haga más publicidad para mostrar que existen personas que marcan la diferencia.

    Buen blog, te enlazo en el mio, y además tienes mi voto a la categoría de ciencia y medio ambiente.

    Un saludo,

    evelyn

  35. #35.- Enviado por: rocapero

    El día 4 de octubre de 2013 a las 16:15

    increible tu trabajo gracias, está muy bien escrito y currado

Post a comment


siete × = 42