Stanley Miller

Publicado el 30 de mayo de 2007 en Historias de la ciencia por omalaled
Tiempo aproximado de lectura: 5 minutos y 53 segundos
Este artículo se ha visitado: 23.551 views

Estamos allá por los inicios del siglo XX. Por un lado, se sabía que la generación espontánea no era posible. Pasteur había dado numerosas evidencias de ello. Había llegado a tener soluciones estériles durante 4 años sin que se desarrollara nada en ellas. Bien, si la generación espontánea estaba descartada, ¿de dónde salieron las primeras células de la Tierra? ¿Pudieron salir de procesos fortuitos? Pero hay más preguntas: ¿Qué hubiera pasado si en vez de un frasco hubiera tenido todo un océano? ¿y si hubiera estado en contacto con una atmósfera diferente?
 
No es fácil responder esas preguntas. Se sabía que las respuestas tendrían asegurada la polémica. Pocos científicos se atrevieron a trabajar en ese tema. Por otro lado, poco o nada se sabía. Después de 1917, Rusia era un país oficialmente ateo y fue precisamente un ruso quien convirtió el estudio del origen de la vida en un campo válido de investigación científica. No tenía nada que temer de la devoción del estado. Se llamaba Alexander Ivanovich Oparin. En 1922 y con 28 años presentó sus ideas en una reunión de la Sociedad Botánica de Moscú. Aunque sus ideas se publicaron 2 años más tarde, nadie les hizo mucho caso.
 
En 1929 John Burdon Sanderson Haldane publicó unas ideas muy similares, sin conocer las de Oparin. No intentó robarle el protagonismo. Haldane era un caballero y años más tarde, en una reunión en 1963 dijo:
 
No dudo que el profesor Oparin me ha precedido. Me avergüenza no haber leído su trabajo anterior, de modo que yo no sabía … que había poco de valor en mi articulito que no pudiera encontrar en sus libros. No hay problema alguno de prioridad, aunque acaso sí de plagio.
 
¡Grande!, Haldane.
 
Continuemos. Stanley Miller, era un joven estudiante de doctorado en 1951. Asistió a un seminario en el que Harold Clayton Urey (Premio Nobel de Química al 1934 por el descubrimiento del deuterio, que si queréis os puedo explicar en otra historia) exponía la idea de que la atmósfera de la Tierra primitiva debía parecerse a la de los planetas exteriores del sistema solar: es decir, estaría formada por metano, amoniaco, hidrógeno molecular y vapor de agua. Urey pensaba que, en presencia de las fuentes de energía adecuadas, esta atmósfera sería un medio favorable para las síntesis orgánicas, y que esto era, en principio, susceptible de ensayarse experimentalmente. En un artículo Urey había escrito: Me parece que sería provechoso realizar experimentos de producción de compuestos orgánicos a partir de agua y metano en presencia de luz ultravioleta con una distribución espectral similar a la del Sol. También valdría la pena probar los efectos de las descargas eléctricas sobre las reacciones ya que es razonable suponer la existencia de tormentas eléctricas en la atmósfera reductora.
 
Miller visitó a Urey en septiembre de 1952 y le pidió trabajar en la simulación de las síntesis abióticas que había propuesto en su conferencia. A pesar de las reticencias iniciales de Urey, Miller consiguió convencerle de que lo intentaría por unos meses con el compromiso de cambiar de tema si fracasaba. Urey le pidió que leyese su artículo reciente sobre composición de atmósferas; el libro de Oparin, que Urey consideraba que era el trabajo más relevante publicado sobre ese tema, y un texto de bioquímica.
 
Así que juntó un poco de agua hirviendo, metano, amoniaco e hidrógeno y unos electrodos donde saltaban chispas en un matraz y esperó una semana. Cuando Miller preguntó a Urey qué pensaba encontrar le contestó: “El Belstein” (es un manual que describe millones de compuestos orgánicos).
 
Pero no fue así. Aparecieron unos pocos productos pertenecientes al grupo de los ácidos carboxílicos, cosa que no tendría importancia si no fuera porque los aminoácidos (los ladrillos básicos de la vida) pertenecen a este grupo. Hoy se conoce como Experimento Miller-Urey.
 
Aun así, Miller no obtuvo aminoácidos que sí se obtuvieron en ensayos posteriores. Por otro lado, no hace falta ser muy avezado para pensar que si en una semana y en un matraz se obtuvieron esos resultados, no hablemos de lo que podría aparecer en un océano durante millones de años. La conclusión es que la aparición de la vida no fue debida a contaminación orgánica. Publicó sus resultados en la revista Science y Urey, para no quitar protagonismo a Miller, renunció a figurar como coautor.
 
¡Grande!, Urey.
 
Pues bien, Stanley Miller, el hombre que realizó uno de los experimentos más bellos en la historia de la ciencia, murió hace poco, el 20 de mayo. Apenas ha tenido repercusión mediática, pero he leído un artículo de alguien que tuvo la suerte de conocerlo personalmente. Es Juli Peretó, Doctor en Bioquímica por la Universidad de Valencia. Os lo traduzco (el original está aquí).
 
Hacía semanas, puede que meses, que lo esperaba. Y, sin embargo, el dolor de la noticia de la muerte de Stanley L. Miller ha sido igualmente agudo. Un lacónico correo electrónico de su fiel amigo Antonio Lazcano, me avisaba de la muerte de Stanley en una clínica de California. Allí pasó los últimos meses, desde la última embolia, consumiéndose lentamente el que fue uno de los químicos más brillantes del siglo XX.
 
Querido Stanley.
 
Te conocí personalmente, paseando por la Rambla, arriba y abajo. Fue después de aquel encuentro flamante en el IEC con un grupo reducido de científicos y periodistas, cuando la Generalitat de Catalunya tenía aquel programa de visitas de científicos reconocidos. La conversación fue intensa y tú te interesabas por todo, especialmente, por la historia del franquismo. Para mí, no hace falta decirlo, fue un privilegio inesperado estar contigo tanto tiempo y acompañarte a cenar a can Pitarra. Allí descubrí que uno de los químicos más famosos, mi héroe en tiempos de estudiante, era un sibarita glotón.
 
Te recuerdo como si fuese ayer, en la puerta del colegio mayor Lluís Vives, esperándonos para ir de excursión al Palmeral de Elche. Alguien me había dicho que te entusiasmaban las palmeras. Y tuviste palmeras. Qué momentos tan intensos y agradables con Antonio, Mercè y Mar. La única condición que me pusiste para venir a Valencia a participar en el homenaje a Oparin fue disponer de una bicicleta. En Carcaixent te fuiste a pasar el día entero de paseo por las huertas. Tu modestia y timidez no disimulaban la brillantez de tu cerebro. Recuerdo con emoción tu interés por saber a qué me dedicaba, qué me gustaba estudiar y cómo, sobre una servilleta de papel en un bar del Saler, me dibujabas una alternativa de ruta autotrófica que yo no había imaginado que pudiera existir.
 
Después volviste muchas veces a Valencia para homenajear a Joan Oró y para recibir tú mismo el homenaje de nuestra Universidad, cuando la enfermedad ya había castigado tu cuerpo. Hacía 50 años de tu famoso experimento, aquel que inauguraba una época científica de entusiasmo y esperanza en la comprensión del origen de la vida. Y, aun con las numerosas críticas, aquel experimento perdura como uno de los más bellos de la historia de la química. Las últimas novedades sobre modelos atmosféricos te reivindican y lo mejor de tu perspicacia química, la última novedad que corona tu notable contribución a la ciencia, se ha quedado en la imprenta. Ya no verás impreso el perfecto artículo que, con la colaboración de tus admiradores Jeff y Antonio, quedará como la contribución póstuma de una vida enteramente dedicada a la ciencia, de un enamorado de la vida.
 
Stanley, en Valencia siempre te recordaremos con mucho afecto y agradecimiento. Tú vives ahora en los libros de texto y manuales, en las bibliotecas y en Internet, en nuestras memorias y en las de tantos y tantos amigos que hiciste a lo largo de tu intensa vida. Y yo me siento feliz por haberte conocido y gozado de tu amistad.

 
Señor Juli Peretó: con su escrito nos ha mostrado una parte humana de Stanley Miller que nunca hubiésemos imaginado. Pero, puede que sin saberlo, haya hecho una cosa más: nos ha mostrado que él podía estar, y seguro que estaba, muy orgulloso de sus admiradores.
 
Fuentes:
“El hombre que calumnió a los monos”, Miguel Ángel Sabadell
“Enciclopedia biográfica de ciencia y tecnología (TOMO IV)”, Isaac Asimov
http://javarm.blogalia.com//historias/49607
http://blocs.mesvilaweb.cat/node/view/id/51274
http://www.astrosafor.net/Huygens/2003/45/Botanico.htm
http://www.astrosafor.net/Huygens/2003/45/ExperimentoMiller.htm



Hay 39 comentarios a 'Stanley Miller'

Subscribe to comments with RSS

  1. #1.- Enviado por: Ana

    El día 30 de mayo de 2007 a las 02:16

    El origen de la vida es un tema muy interesante. Me gusta la teoria de la panspermia, claro que eso lo unico que hace es trasladar el problema en el tiempo y en el espacio.

    Creo que los ultimos descubrimientos configuran una atmosfera primitiva diferente a la se creia en tiempos del experimento.

    Que es lo que hace que la materia no viva pase a viva? No sera un destino cosmologico, un principio del universo para generar inteligencia y poder admirarlo. Algo de eso decia Carl Sagan.

    Un saludo y genial como siempre

  2. #2.- Enviado por: Lyd

    El día 30 de mayo de 2007 a las 04:13

    No sabía nada sobre Miller (aunque sí que había oído hablar de su experimento), y me ha encantado conocerle a través de tu blog. Me ha parecido un gran homenaje, tanto el de Juli Peretó como el tuyo.

    Aquel fue, efectivamente, uno de los experimentos más bellos de la historia de la química, y difícilmente superable. Ojalá el futuro nos reserve muchas más sorpresas como aquélla.

    Un saludo!

  3. #3.- Enviado por: rmcantin

    El día 30 de mayo de 2007 a las 07:19

    Saludos Omalaled!

    No se el porque, pero esta historia me ha encantado especialmente. Supongo que es porque ha sido una de las pocas de las que has escrito donde solo hay heroes y no hay villanos, lo cual da gusto oir.

    Ademas, es muy agradable el conocer de cerca a una persona en la cumbre de la ciencia, de los que consideras como autenticos genios y ver lo cercanos y agradables que pueden llegar a ser.

    No siempre se obtiene esa respuesta, pero creo que la ciencia es uno de los campos mas proclives a serlo, ya que, normalmente, el que consigue la fama, la de verdad, es justamente porque no la buscaba.

  4. #4.- Enviado por: Miski

    El día 30 de mayo de 2007 a las 10:11

    Como has contado, Haldane era un caballero, pero no siempre en casos parecidos se comportan otros igual. Podrías escribir un artículo sobre los descubrimientos que aún se les atribuyen a quienes no fueron los primeros en investigarlo o publicarlo; los norteamericanos se han “apropiado” de más de un descubrimiento según tengo entendido.
    Un saludo a todos.

  5. #5.- Enviado por: omalaled

    El día 30 de mayo de 2007 a las 10:27

    ana: si no fuera porque la parte que más me apasiona de la ciencia es la física, en segundo lugar está la búsqueda del origen de la vida … ¿por qué demonios estamos aquí? :-)

    Lyd: me alegra poder habértelo presentado.

    rmcatin: yo creo que la parte más bonita de esta historia es la sencillez del gran hombre. Sólo exigía una bicicleta para venir … una de las mentes más brillantes de la química del siglo XX. Para mí estas son las personas a imitar en valores.

    Miski: no tengo un listado; pero el caso más sonado que conozco fue el de un Nobel impugnado, el que le dieron a Emilio Segré … y salió un personaje que dijo que le había copiado la idea. Es posible que tuviera razón.

    Ya lo contaré :-)

    Salud!

  6. #6.- Enviado por: rfm

    El día 30 de mayo de 2007 a las 12:13

    qué carta más emocionante, la de peretó. es uno de los grandes de la ciencia universitaria en valencia. yo, que soy de letras, he ido a alguna conferencia suya y todo…

    saludos

  7. #7.- Enviado por: melodramatico

    El día 30 de mayo de 2007 a las 12:24

    ¡Grande, omalaled! Ya había leído algunas entradas anteriores, pero tras leer esta historia ya puedes considerarme un seguidor habitual de tu blog ;-D

  8. #8.- Enviado por: melodramatico

    El día 30 de mayo de 2007 a las 12:30

    No es la primera vez que visito tu blog, pero después de leer una historia como ésta, tengo que confesarme como nuevo Seguidor Habitual ;-D enhorabuena.

  9. #9.- Enviado por: Evil Precher

    El día 30 de mayo de 2007 a las 14:06

    Quisiera subryar un dato; este texto es un testimonio de primera mano de que Miller usaba también servilletas de barTM.

  10. #10.- Enviado por: panta

    El día 30 de mayo de 2007 a las 23:22

    Me ha emocionado tu historia de hoy.
    Saludos.

  11. #11.- Enviado por: omalaled

    El día 30 de mayo de 2007 a las 23:43

    rfm: es una carta con mucha fuerza y carga emocional. La carta de un verdadero admirador. Ya me gustaría asistir a alguna de sus conferencias.

    melodramatico: muchas gracias.

    Evil: muchos utilizamos esas servilletas para algo más que limpiarnos :-)

    panta: lo mismo que rfm, es una carta con mucho sentimiento.

    Salud!

  12. #12.- Enviado por: Atheist

    El día 31 de mayo de 2007 a las 23:10

    Este blog es grandioso, de veras. La de cosas que aprendo aquí.. ni en años en clase, maldito sistema educativo.

    Y además me siento orgulloso de que haya gente de ciencia en Cataluña xD. Ben fet company ;)

    Un saludo, y sigue con el blog igual que hasta ahora :)

  13. #13.- Enviado por: omalaled

    El día 31 de mayo de 2007 a las 23:27

    Gracias, Atheist. Me alegro que te guste.

    Salut!

  14. #14.- Enviado por: alvarhillo

    El día 1 de junio de 2007 a las 23:59

    Preciosa carta, preciosa vida.
    Saludos.

  15. #15.- Enviado por: .Marfil.

    El día 2 de junio de 2007 a las 19:52

    Excelente el artículo Omalaled, y gracias por la traducción. :)

  16. #16.- Enviado por: omalaled

    El día 3 de junio de 2007 a las 00:58

    Agárrate bien, .Marfil. He visto que la palabra que no deja poner es (la pongo con guiones para que me deje) socia-lismo. EN fin, cosas veedes, buen cid …

    Yo mismo publico en tu nombre lo que me has enviado …

    Salud!

  17. #17.- Enviado por: .Marfil.

    El día 3 de junio de 2007 a las 01:02

    “Después de 1917, Rusia era un país oficialmente ateo y fue precisamente un ruso quien convirtió el estudio del origen de la vida en un campo válido de investigación científica. No tenía nada que temer de la devoción del estado. “

    Hay que recordar también como por ejemplo en la URSS se llevo al cabo desde los años 30 el caso Lysenko, de una campaña completa contra la genética que le costó más de una hambruna al pueblo soviético (Y sentimientos encontrados tendría que tener Haldane, uno de los más relevantes científicos de la síntesis evolutiva, y a la vez -según tengo entendido- con afinidad al socia-lismo). También Hawking relata, como después el de publicar unos artículos sobre el posible “origen” del universo de una singularidad; los rusos se apresuraron a sacar los mismos resultados (cuando habían objetado durante años) y decir que era un descubrimiento soviético. Supongo que casos habrá por montón, en la guerra fría tanto la guerra de las galaxias, la competencia nuclear, e incluso en la física de partículas; la verdad es que eso de la “ciencia oficial”, sea en la URSS, en el régimen nazi, e incluso en las democracias, da resultados iguales o peores que la censura de las religiones (precisamente lo relatado del caso de Hawking, es que, como se ha sabido, la idea del big bang tiene sus relaciones -históricas, y también rebuscadas- con la idea de una posible creación divina, que no colaba en la URSS).

    Me sumo a la idea de Chesterton (un defensor del catolicismo bastante sensato): “Cuando se deja de creer en Dios, enseguida se cree en cualquier cosa”. La idea de que una nación puede ser atea, es francamente ridícula, ni en la “edad de la razón” en la rev. francesa, ni con la ideología de partido en la URSS, ni con el revuelto de confucianismo y revolución cultural en China, o en las avanzadas democracias que aún mantienen debates con el creacionismo y el diseño inteligente; se puede llegar a creer que una inmensa cantidad de la población, a la que se le vende la ciencia como una creencia más, pueda hacer frente a varios de los problemas del ateísmo: la evolución de las especies, el origen de la vida, la evolución estelar, el big-bang, los principios antropológicos de la sociedad y el estado, etc.

    “La ciencia no puede venderse como una creencia más. Es un error querer cambiar la fe en la Biblia por la fe en Darwin.” – Ramón Nuñez Centella (1946-…), divulgador científico.

  18. #18.- Enviado por: alvarhillo

    El día 3 de junio de 2007 a las 21:26

    Por cierto Omalaled, casualidades de la vida, hoy viene en “El País” el obituario de Miller. Te has adelantado a la prensa nacional.
    Saludos.

  19. #19.- Enviado por: di blasino

    El día 3 de junio de 2007 a las 21:45

    Fantástico blog, Omalaled. Te sigo desde hace tiempo y no me resisto a agradecer tu esfuerzo por divulgar la ciencia, y contagiar tu pasión por ella a través de estupendas y amenas estampas.
    Alguien debería divulgar el decisivo papel de los divulgadores.
    Saludos.

  20. #20.- Enviado por: Jorge Barón

    El día 3 de junio de 2007 a las 23:03

    Tu blog está genial, Omalaled. Siempre se aprenden cosas nuevas de tus artículos!

    ¿Podría comentarte un tema en privado? La verdad es que he buscado en la página y no he encontrado tu dire…

    Mi dirección es baronjorge@gmail.com

    Un cordial saludo

  21. #21.- Enviado por: omalaled

    El día 4 de junio de 2007 a las 00:28

    .Marfil.: no quería ser una declaración de intenciones; más bien, especificar que Oparin aprovechó la ventaja de que la religión no se iba a meter por medio de sus teorías. Los científicos del resto del mundo sí temían las represalias religiosas. Tampoco, con ello, quiero decir que apoye esa iniciativa. Hay que recordar que se persiguió y encarceló gente por el único crimen de sorprenderles rezando.

    Alvarhillo … ¡caray! En todo caso, el mérito es el blog de Javier Armentia (artículo citado en fuentes) donde me enteré de la muerte de Miller. Aun así, a 3 de junio publicar algo que sucedió el 20 de mayo es para pensárselo.

    di blasino: muchas gracias. ¿Divulgar el papel de los divulgadores? Ojalá llegara a merecer el distintivo de divulgador. Un servidor es, tan sólo, un ignorante que sólo explica lo que otros hicieron.

    Jorge: gracias. Te envío un correo en privado.

    Salud!

  22. #22.- Enviado por: .Marfil.

    El día 4 de junio de 2007 a las 03:08

    Por varios otros escritos sabía que no era ni de lejos tu opinión en el tema Omalaled, mi comentario era más bien un apunte de “estilo”, que de contenido.

    Después la Unión Soviética busco recuperar parte del apoyo de la población civil, recorriendo de nuevo a la Iglesia Ortodoxa.

    El tema de abiogénesis aún en la actualidad sigue siendo polémico, pero es claro que de algún lado tuvo que haber salido la vida, y que no hay ninguna diferencia entre la materia orgánica y la inorgánica. Muchos evolucionistas se cubren las espaldas de cara a la divulgación, haciendo una separación tajante entre abiogénesis y evolución, una separación que no es más que académica e histórica; la realidad es que cualquier teoría de abiogénesis se tiene que valer de alguna especie de evolución (herencia por selección acumulativa) para ofrecer una línea razonable del paso de los componentes más simples (por más que sean moléculas orgánicas, o incluso aminoacidos), a otras estructuras más complejas (Ni que decir del ADN, tuvo que haber algunos pasos intermedios).

    Ya puestos con el tema, para mi la divulgación es un “mal necesario”. ;-)

  23. #23.- Enviado por: hurakanpakito

    El día 4 de junio de 2007 a las 10:48

    …los problemas del ateísmo: la evolución de las especies, el origen de la vida, la evolución estelar, el big-bang, los principios antropológicos de la sociedad y el estado, etc. No he entendido esta frase .Marfil

  24. #24.- Enviado por: .Marfil.

    El día 4 de junio de 2007 a las 18:26

    Me refería a qué sólo alguien podría ser ateo (entendiendoló como una decisión sopesada y no meramente negacionista), si conoce esos temas y puede explicarlos (así sea a nivel meramente divulgativo).

    Creo que la frase se puede malinterpretar como si yo pensara que no hay una respuesta a esos temas; por el contrario, la ciencia ofrece una solución razonable y bastante sólida en cada uno de esos temas, y se sigue trabajando en ello. Mi crítica va enfocada al ateísmo que desconoce esos temas, simple y llanamente porque todo lo que existe y tal como existe le parece que se explica por sí solo; que es francamente, del único ateísmo que podemos hablar en el caso del “ateísmo oficial” por ejemplo en la URSS, o en otros casos de ideologías masivas que es mejor definir simplemente como “anticlericales”; fuera del oficial-ismo, también hay una alta tendencia a que el inconform-ismo actual con las religiones, se convierta en un ate-ísmo ignorante o en un agnosticismo indiferente (nada que ver con el de Huxley y otros), más que un ate-ísmo científico y escéptico.

  25. #25.- Enviado por: .Marfil.

    El día 4 de junio de 2007 a las 18:28

    De nuevo, eso no quiere decir que el ate-ísmo no sea una opción personal bastante sólida si se acompaña del consiguiente estudio (de hecho para mi es la opción más solida antes de caer en divagaciones y suposiciones, ni siquiera hipótesis); aún incluso en épocas bastante anteriores, en las que si bien no se tenía una explicación a varias preguntas como en la actualidad, se podía articular lógicamente una defensa del ate-ísmo, pero para todo ello se necesita algo más que simple incredulidad.


    Omalaled, creo que lo que rebota los mensajes son todo tipo de “ismos”, no me puse a hacer pruebas pues dejaría un montón de mensajes, así que he dividido todos pues de nuevo me rebotaba el mensaje.

  26. #26.- Enviado por: hurakanpakito

    El día 5 de junio de 2007 a las 08:47

    .Marfil: gracias, aclarado. Sin embargo no lo comparto. No necesitas ser erudito para ser agno’stico (aunque quiza’ si’ para ser un ateo consecuente). Basta con ser esce’ptico. Si alguien me explica el universo basandose en un Dios y no me aporta pruebas (en el sentido cienti’fico del te’rmino) pues descarto la hipo’tesis y punto. Puedo NO tener hipo’tesis alternativa, asumir que desconozco las respuestas a las grandes preguntas y al mismo tiempo rechazar todas las hipo’tesis que me propongan si no se basan en pruebas. El ateo asume la no existencia de un Dios. El agno’stico se queda en la hipo’tesis cero, que es lo mimsmo que decir que no puede probarse la hipo’tesis alternativa. ?Me explico?

  27. #27.- Enviado por: .Marfil.

    El día 6 de junio de 2007 a las 05:44

    Creo entenderte. Y es una solución lógica del tipo parsimónico, alguien puede no tener una explicación de algo, y a la vez saber que Dios en efecto no es una muy buena explicación.

    Mi explicación sólo era válida para el caso del ateísmo; precisamente porque es un juicio, sea afirmación o negación, y necesita una base medianamente sólida. El agnosticismo es la ausencia de juicio, y puede deberse a varias razones: Por considerar que la existencia de Dios no es relevante, ergo no necesita juicio. Por considerar que es inabordable. Por considerar que no es comprobable, etc. Para ser agnóstico, bien vale con decir “no me importa”, pero por ello dejaba claro que este es un agnosticismo muy distinto al de Huxley por ejemplo, del tipo “me interesa, pero no es convincente”.

    Lo que sigo considerando es que no es aplicable un razonamiento de tipo individual o personal, para un colectivo. El escepticismo que precisamente colocas como un requisito (dando a entender que no es nada del otro mundo), es tal vez uno de los más ausentes cuando hablamos de colectividades y en general de la historia.

  28. #28.- Enviado por: hurakanpakito

    El día 6 de junio de 2007 a las 09:09

    Ahora si’ estamos de acuerdo. ;) Saludos

  29. #29.- Enviado por: omalaled

    El día 6 de junio de 2007 a las 09:50

    .Marfil.: nunca me había planteado ese detalle diferente entre agnosticismo y ateísmo. Los consideraba posturas independientes y nada más; pero la verdad es que eso de que sólo era válida para el caso del ateísmo; precisamente porque es un juicio, sea afirmación o negación, y necesita una base medianamente sólida y El agnosticismo es la ausencia de juicio es una diferencia remarcable.

    Una evidencia más que podemos cambiar de opinión escuchando (o leyendo en este caso) a los demás.

    Salud!

  30. #30.- Enviado por: Macluskey

    El día 6 de junio de 2007 a las 10:29

    Un aporte a la discusión:

    El profesor D. Enrique Tierno Galván, catedrático de Latín, opositor moderado del régimen franquista, fundador del PSP y alcalde de Madrid hasta su fallecimiento, describió para mi gusto con perfección la diferencia entre ate-ismo y agnostic-ismo:
    “Un ateo es aquél que niega la existencia de Dios, está completamente seguro de que Dios no existe.”
    “Un agnóstico es el que, sin saber si Dios existe o no, sin estar seguro, no tiene (al menos todavía) pruebas materiales de su existencia”.
    En el Diccionario de la RAE, si buscas “agnóstico” dice lisa y llanamente “ateo”. Pero yo comparto opinión con el viejo profesor, existe una sutil diferencia, que tiene muchísimo que ver con la actitud de la persona hacia el tema. Un ateo desprecia las religiones. Un agnóstico las respeta, aún no siguiéndolas. Eso creo yo.
    Saludos

  31. #31.- Enviado por: omalaled

    El día 6 de junio de 2007 a las 10:47

    Macluskey: No creo que tenga nada que ver el respeto por una religión (o creencias de alguien) con que se crea o no. Un agnóstico lo es tanto para las religiones como para la astrología, por ejemplo, y puede despreciar la pseudociencia al igual que podría despreciar la religión (en el fondo, para un agnóstico es lo mismo).

    Siguiendo esa línea de argumentación (y siempre, en mi humilde opinión) ser ateo no implica despreciar las religiones, significa negar la existencia de Dios. Es una postura, como la del creyente y como la del agnóstico.

    Y la RAE tendría que corregir esos detalles, como muy bien apuntas :-)

    Salud!

  32. #32.- Enviado por: Macluskey

    El día 6 de junio de 2007 a las 18:02

    Omalaled: Acepto la corrección.

    En general, ate-ísmo (a-Teo, o sea, literalmente, sin dios) se dice exclusivamente de la creencia en la existencia de Dios. Y ya digo, agnostic-ismo se supone (RAE) exactamente con el mismo significado que ate-ismo.

    Supongo que no hay inconveniente en llamar “agnóstico” (de a-gnosis: sin creencia) al que no cree en algo, independientemente de si es en Dios, en la astrología, el Tarot o lo que sea. Ateo, sin embargo, debe aplicarse exclusivamente a la creencia en la existencia de Dios.

    Debería haber sido más preciso en mi comentario. Sin embargo sí que creo que, en general, un ateo, puesto que cree firmemente que Dios no existe, desprecia (en su fuero interno) todas las religiones (que adoran a uno o varios dioses), como la mayoría de comentantes de este foro despreciamos (en nuestro fuero interno) a los chamanes, adivinos y feriantes de todo tipo que viven de sacar los cuartos a los crédulos. Otra cosa es que ateos y agnósticos expresen respeto, o no, por las personas, independientemente de sus creencias, pero sí que creo que desprecian las creencias mismas, por creerlas simple y llanamente falsas.

    Gran post!!

  33. #33.- Enviado por: .Marfil.

    El día 7 de junio de 2007 a las 07:02

    Bueno, no soy un anticonvencionista (ni de lejos), pero la RAE en determinados casos no ayuda en mucho, o incluso entorpece algún tema. Cuándo se discute la idoneidad de alguna palabra hay que tener en cuenta ciertas cosas, por ejemplo su acepción en el lenguaje común, su etimología, su concepto, etc. practicamente todo ello se aborda desde la Lingüística, siendo el “prescriptivismo lingüístico” solo uno de sus enfoques y componentes, el encargado de determinar cierto tipo de reglas y normas en un lenguaje que evoluciona y que es más complejo su estudio desde la sociolingüística: Hay distintos significados según sociedades, según grupos aún más reducidos dentro de una sociedad, gremios, etc.

    Ateísmo, como composición de palabras, es simplemente “a” (sin) y “teo” (dios); así que prácticamente un ateo, por esta vía, sería quién no cree en dios. Sin embargo el sólo hecho de que la palabra sea de derivación griega, hace que no aborque determinadas “deidades o entes divinos” de otras culturas, que no entrarían en nuestra definición de “dios”, por ejemplo Buda. La palabra de hecho ha evolucionado, y nadie habla ya de “ateísmo” para decir que no cree en los daimones (un tipo de deidades griegas, con mucha miga, realmente un enredo para traducirlo a cristiano :D ), así que la palabra simplemente no es una transliteración de sus raíces. Tampoco el ateísmo es lo mismo desde el estudio de la teología, o desde la filosofía, o desde la ciencia, o la sociedad, etc. Recuerdo como por un ejemplo hace un tiempo en un debate semejante a este, se increpaba a un sujeto de decir que hacía “teología atea”, él respondió muy sólidamente: “Dice Ud. que hablar de “teología atea” es una contradicción …no, no lo es: Si yo digo que “dios no existe”, tengo que definir Dios. Para eso tengo que hablar del tema. Y por tanto, trato de Dios, y sus atributos. Por tanto, es teología.” (Moredan K.)

  34. #34.- Enviado por: .Marfil.

    El día 7 de junio de 2007 a las 07:04

    Con ello se abre una amplia amalgama al tratar una palabra en apariencia sencilla; ser “ateo, para algunas personas, sobre todo de corte religioso, es exactamente igual a una religión (para el que tiene un martillo, todo son clavos), y el tema da para bastante más; en definitiva no hablamos del mismo ateísmo, cuando lo aplicamos a una tendencia, que cuando hablamos de una elección personal.

    El agnosticismo es un caso más curioso, el término «agnosticismo» fue acuñado por el biólogo Thomas Henry Huxley, en una reunión de la Sociedad Metafísica en 1869. En ella definió a los agnósticos como a las personas que niegan tanto el ateísmo como el teísmo y que aseguran que no es posible hallar respuesta a la duda metafísica de la existencia de un poder superior o Dios.

    Huxley da la siguiente explicación:
    Por eso inventé el título que me pareció más apropiado: «agnosticismo». Me vino a la cabeza como la antítesis del gnosticismo que apareció al principio de la historia de la iglesia. Los gnósticos pretendían saber tanto justamente acerca de las cosas que yo más ignoro. Para mi gran satisfacción el término tuvo éxito. -Huxley, Ensayos escogidos, pág. 237-239. (wikipedia)

    Lo que explica mi insistencia cuando hablo de agnosticismo, de contextualizarlo parejamente a la propuesta de Huxley, porque se parece muy poco a la imagen social que se tiene del agnosticismo (que ralla casi en la pereza y negacionismo mental):

    http://img294.imageshack.us/img294/6062/negaux6.jpg

  35. #35.- Enviado por: .Marfil.

    El día 7 de junio de 2007 a las 07:05

    Teniendo en cuenta el origen de la palabra, en base a los gnosticos, es más adecuada para hablar de contextos teológicos, y no de otros temas, si bien puede ser útil, pero es principalmente de crisma religioso, tal vez para ello sea más adecuado el uso de “escepticismo”, cuando se amplia a otros contextos.

    El escepticismo es otra palabra también compleja (hasta dónde se quiera), su origen filosófico es del tipo del relativismo (no se refiere a no emitir un juicio concreto, sino a suspenderlos todos, es decir sólo emitir opiniones), en cambio lo que más o menos todos tenemos en mente cuando hablamos de escepticismo, es del de tipo científico y objetivista, casi incluso positivista con matices. Y bueno, lo que tiene la sociedad en mente, es la del discípulo Tomas, un “necio”, que hasta no meter el dedo en la llaga no cree en las revelaciones.

    En fin, menudo lío; ya puestos “fe de erratas”. :P

  36. #36.- Enviado por: Nelor

    El día 7 de junio de 2007 a las 17:19

    Muy interesante la historia. El inicio de la vida, hay varias hipótesis circulando aparte de la de Miller y la panspermia (avalada por Crick, uno de los descubridores de la estructura del ADN, aunque realmente usaron una fotografía hecha por una estudiante que quedó en el casi completo anonimato). Y variaciones de la misma. PAra empezar, hay quien dice que la vida no comenzó en el mar, si no en tierra firme. Otros afirman que apareció entre capas de arcillas.
    Es interesante el tema, pero todavía hay muchas incógnitas.

    Saludos!

  37. #37.- Enviado por: hurakanpakito

    El día 8 de junio de 2007 a las 09:24

    Nelor, solo una puntualizacio’n. La panespermia no es una hipo’tesis del origen de la vida, sino del origen de la vida en la tierra. Au’n no hay ninguna hipo’tesis cienti’fica depurada sobre el origen de la vida. La de Miller, sin querer quitarle importancia, “solo” muestra la generacio’n exponta’nea de algunas mole’culas esenciales, que de ningu’n modo explican por si’ mismas el arranque de la evolucio’n. Es una premisa inicial necesaria, pero el proceso de abioge’nesis continu’a siendo LA ico’gnita. Saludos

  38. #38.- Enviado por: omalaled

    El día 8 de junio de 2007 a las 10:00

    Ayer vi un reportaje de Joan Oró (tomado de la biblioteca en DVD y decía que las 3 grandes incógnitas de la ciencia eran:

    1.- El origen del Universo
    2.- El origen de la vida
    3.- La aparición del hombre dentro de la vida.

    Grandes preguntas …

    Salud!

  39. #39.- Enviado por: hurakanpakito

    El día 8 de junio de 2007 a las 10:09

    Bueno, la tercera esta’ ya bastante acotada como para llamarla “gran inco’gnita”, faltan detalles pero el cuadro esta’ ya pintado a grandes trazos. Quiza’ “la aparicio’n de la consciencia dentro de la vida” fuera una alternativa mejor.