Una bella hipótesis que explica muchas cosas

Publicado el 31 de julio de 2006 en Historias de la ciencia por omalaled
Tiempo aproximado de lectura: 4 minutos y 29 segundos
Este artículo se ha visitado: 7.726 views

Vía magonia leo una opinión de Juan Manuel de Prada en que afirma que el hombre no es un “continuo evolutivo”.

Destaco dos trozos de su artículo:

Siempre me ha llamado la atención la rotundidad con que se suele negar la intervención del misterio cuando se trata de explicar el origen del hombre.

(…)

Algo misterioso sucedió, y tiene toda la apariencia de una acción que trasciende los límites del tiempo, quizá también los límites de nuestra comprensión. Explicarlo como un mero continuo no me parece, sinceramente, una hipótesis satisfactoria

Lo que no parece satisfactorio es justo lo contrario: el intento de hacer de todo ello un misterio. También sorprende el detalle que “quizá” trasciende los límites de nuestra comprensión. O trasciende o no trasciende, pero “¿quizá?”. Respecto a si es hipótesis satisfactoria o no, recuerda a una famosa anécdota entre Laplace y Napoleón.

Cuando Newton explicó el funcionamiento del sistema solar haciendo uso de su ley de gravitación no fue capaz de explicar ciertas irregularidades aparentes que se deberían producir en la órbitas de algunos planetas. Newton hacía intervenir entonces a Dios para que con su mediación el sistema siguiese funcionando.

Cuando Laplace presentó a Napoleón su libro “Traité de Méchanique céleste” se dio la siguiente conversación: “Monsieur Laplace, me cuentan que ha escrito usted este gran libro sobre el sistema del universo, sin haber mencionado ni una sola vez a su creador.” A lo que Laplace contestó “Sire, nunca he necesitado esa hipótesis”. Cuando Lagrange supo de la conversación mantenida entre Laplace y Napoleón observó: “Pues es una bella hipótesis. Explica muchas cosas”.

Veamos, la ciencia no niega nada: tan sólo sigue el método científico y el misterio queda, como observó Laplace, en “una bella hipótesis que explica muchas cosas”. Hasta finales del siglo XVII igual nadie hubiera discutido dicha hipótesis, pero entró en escena un tal Edward Tyson (1650?-1708) que hizo que las cosas cambiaran.

Tyson fue el primero en relacionar definitivamente al hombre con los animales. Doctorado en humanidades en 1673 y graduado en medicina en 1677, fue miembro de la Royal Society en 1679 siendo uno de los médicos más destacados y esa relación entre hombres y animales fue el producto de una fortuita circunstancia, pero empecemos por el principio.

En 1680 una marsopa subió por el río Támesis y acabó en manos de un pescadero que se la vendió a Tyson por 7 chelines y 6 peniques (que luego la Royal Society le restituyó). Hizo la disección del supuesto “pez” en el Gresham College. Quien estaba allí haciendo los dibujos de lo que encontraba era nada menos que Robert Hooke. ¿Y qué se encontraron? Pues que la marsopa era un mamífero. Este descubrimiento dejó atónito a Tyson y al público y escribió sobre ello lo siguiente:

La estructura de las vísceras y las partes interiores tienen una analogía y un parecido tan grandes con los cuadrúpedos, que parecen casi lo mismo. La diferencia más notable con éstos parece estar en la forma exterior y en la carencia de patas. Pero en esto también observamos que, cuando se había retirado la piel y la carne, las aletas delanteras tenían un aspecto que bien podía ser el de unos brazos, ya que existía una scapula, un os humeri, la ulna y el radius, además del hueso carpus, metacarp y 5 digiti curiosamente unidos…

Esto indicaba (y prácticamente garantizaba) una relación más estrecha entre los animales de lo que sugerían las apariencias externas.

Aparte de otras famosas disecciones, entre las que se incluyen la de una serpiente de cascabel y un avestruz, la más famosa de todas fue la que le hizo en 1698 a un joven chimpancé (descrito equivocadamente como un orangután) que había resultado herido durante el viaje desde el Africa y padecía fuertes dolores. Esto llegó a oídos de Tyson quien inmediatamente fue a estudiar el comportamiento mientras estuviera con vida y a diseccionarlo en cuanto muriera.

El resultado de esa disección fue un libro de 165 páginas lleno de pruebas irrefutables de que los seres humanos y los chimpancés estaban formados por el mismo esquema corporal. Al final del libro hacía una lista de las características más importantes del chimpancé, señalando que 48 de ellas eran más equivalentes al ser humano mientras que 27 se parecían más a las de un mono. En otras palabras: que el chimpancé se parecía más a un ser humano que a un mono.

Pero lo que más impresionó a Tyson fue el parecido entre el cerebro del chimpancé y el del ser humano, aparte del tamaño. El factor suerte de Tyson fue que el chimpancé era joven y los seres humanos nos parecemos más a los chimpancés jóvenes que a los adultos. Hay una razón que explica esto y que no se ha comprendido hasta épocas recientes. Las personas nos desarrollamos mucho más lentamente que los chimpancés y otros monos, de forma que nacemos en un estado relativamente subdesarrollado en vez de llegar al mundo programados con funciones específicas tales como ir saltando de un árbol a otro. Y es que uno de los modos en que la evolución puede producir variaciones es frenando el desarrollo. Este concepto se conoce como neotenia.

Pero aparte de ser, por todo lo anterior, uno de los padres fundadores de la anatomía comparada, tuvo otra bonita faceta. En 1684 fue nombrado médico y director del Bethelehem Hospital de Londres. Era una institución para enfermos mentales. De hecho la palabra “bedlam” ha venido a significar en inglés “casa de locos”.

Ya podéis imaginar por su significado que los enfermos mentales eran allí tratados con todos los abusos imaginables y era un lugar donde la “gente elegante” iba a ver fenómenos curiosos como si fuera un zoo.

Tyson sustituyó los enfermeros, que en realidad no eran más que carceleros, y puso enfermeras que cuidaran bien a los pacientes creando un fondo para proveer de ropa a los enfermos más pobres y llevando a cabo otras reformas. Fue el primero en la historia que hizo un gesto tan noble con estas personas. Para quitarse el sombrero.

No deja de ser curioso que el hombre que nos acercó anatómicamente a los animales, desterrándonos de nuestra privilegiada posición, tuviera una faceta, a la vez, tan humana.

Fuentes:
“Historia de la ciencia”, John Gribbin
http://www.ciencianet.com/napoleonlaplace.html
http://www.drpez.com/drcol116.htm



Hay 31 comentarios a 'Una bella hipótesis que explica muchas cosas'

Subscribe to comments with RSS

  1. #1.- Enviado por: Nelor

    El día 31 de julio de 2006 a las 10:08

    Omalaled, como siempre, nos muestras facetas desconocidas de científicos casi desconocidos (incluso para mí que soy biólogo. No conocía la labor de Edward Tyson).
    Por cierto la frasecita de Juan Manuel de Prada me ha dejado boquiabierto. Falta mucha cultura entre las personas “cultas” de este país.

    Saludos,

    Nelor

  2. #2.- Enviado por: omalaled

    El día 31 de julio de 2006 a las 10:44

    Hola Nelor. La única referencia en libros que he leído de Edward Tyson ha sido en el que cito en fuentes. John Gribbin es un gran divulgador, sin duda, y ese libro es particularmente interesante porque es del año 2002 y tiene muchos detalles modernos que libros más clásicos no explican. Cuenta también cosas curiosas de muchos personajes con un lenguaje muy llano. Lo recomiendo.

    Yo puntualizaría tu frase: más que faltarles cultura, les falta “cultura científica”. No dudo que este hombre sea un gran escritor y que sepa un montón de cosas pero, como mínimo, las personas que se consideran cultas y expresan opiniones de este tipo deberían saber qué es ciencia y qué no.

    Salud!

  3. #3.- Enviado por: Gurb

    El día 31 de julio de 2006 a las 14:17

    Hola a todos

    No viene a cuento, pero me ha hecho mucha gracia. Ved esto: http://weblogs.madrimasd.org/astrofisica/archive/2006/07/31/34948.aspx

    Hoy en día pueden hacerse experimentos científicos caseros que hace unos siglos traían de cabeza a los mejores cerebros del mundo.

    Saludos

  4. #4.- Enviado por: Tecker

    El día 31 de julio de 2006 a las 17:43

    Como siempre la eterna discusión,… cada uno que viva con las hipótesis que le de la gana, pero yo, siempre preferiré ir, si estoy enfermo, al hospital que a la iglesia, y si proclamas una hipótesis de otro grado y vas al hospital, no dejas de tener, a mi juicio, un ligero grado de hipocresía.

    Muchas gracias por el post y un saludo.

  5. #5.- Enviado por: omalaled

    El día 31 de julio de 2006 a las 18:18

    Gurb: ya lo había visto, pero es muy bueno.

    Tecker: de todos modos, no pretendo enfrentar iglesia con ciencia (al menos en este artículo). He conocido científicos creyentes que hubieran puesto una opinión así de vuelta y media a buen seguro.

    Yo más bien creo que es una opinión con un cierto grado de fanatismo (fanático según la RAE es “Que defiende con tenacidad desmedida y apasionamiento creencias u opiniones, sobre todo religiosas o políticas”).

    Otra cosa es que o dijeran a nivel institucional.

    Salud!

  6. #6.- Enviado por: Ferre

    El día 31 de julio de 2006 a las 19:38

    Se ve que con la edad las neuronas degeneran. Yo ya no me extrañaría que algún día Prada o algún otro nos saliera con que el magnetismo es cosa de seres sobrenaturalis microscópicos, que se ponen en fila y “tiran” de los objetos. Tiempo al tiempo.

    Si es que cuando no se quiere saber (que es muy distinto y mucho peor que “cuando no se sabe”)…

    Saludos,

    Ferre

  7. #7.- Enviado por: omalaled

    El día 31 de julio de 2006 a las 23:05

    ¡Ay!, no fastidies: es dos años menor que yo … :-)

    Pero tienes razón: la neurona que tenemos se nos vuelve tonta con los años …

    Por cierto: mi próximo artículo es sobre Borodin, ¿te suena?

    Salud!

  8. #8.- Enviado por: AntonioT

    El día 1 de agosto de 2006 a las 09:02

    La ciencia no lo explica todo, al menos no por ahora. Y hay cosas que estoy convencido de que nunca las explicará, ese es el motivo de que existan científicos de todas las religiones además de ateos y agnósticos, y no por ello dejan de utilizar el método científico ni de ser buenos científicos. Omalaled dice conocer científicos cristianos que no estarían de acuerdo con el artículo de Prada y estoy seguro de ello, pero no nos vayamos al lado opuesto que tampoco es así.

    Lo que hace que las cosas se rijan por unas leyes determinadas y no por otras unos lo llaman Yahvé, otros Jehová, otros Alá y otros muchos le llaman simplemente azar.

    El azar es algo que la ciencia admite, y si no que se lo cuenten a los matemáticos que se dedican a la teoría de juegos. El azar es eso que hace que si algo debería producirse un 80% de las veces según la estadística, al llevarlo a la práctica, unas veces no llega al 50% y otras pasa del 95%. O también es eso que hace que especies similares ante cambios de entorno similares evolucionen de manera diferente. Es algo que la ciencia admite aunque no sabe manejar ya que es de valor variable y no se puede operar con el azar ni calcularlo.

  9. #9.- Enviado por: AntonioT

    El día 1 de agosto de 2006 a las 09:02

    Voy a hacer un comentario discrepante, cosa que Omalaled sabe que me gusta mucho :o), pero tendré que hacerlo en partes porque puede ser más largo de lo que permite un solo comentario. Espero que me disculpéis por ello.

    Vamos a ver, no seamos radicales, ni radicales hacia el creacionismo ni en contra de él, que los radicalismos nunca son buenos.

    La iglesia hace mucho, pero mucho, mucho tiempo que acepta la evolución. Lo que sucede, y eso no contrapone a las diferentes religiones con la ciencia (y hablo de diferentes religiones porque nos empeñamos en relacionarlo con las religiones cristianas y podríamos decir lo mismo por ejemplo del Islam), es que hay cosas que la ciencia no sabe explicar y que tiene pocos visos de poder hacerlo. La ciencia nos explica cuales son las fórmulas que rigen los movimientos de los planetas, pero no nos explica por qué se rigen por esas fórmulas y no por otras.

  10. #10.- Enviado por: AntonioT

    El día 1 de agosto de 2006 a las 09:03

    Lo que la ciencia no ha explicado, ni parece que lo vaya a hacer, es cuándo y por qué apareció la capacidad de raciocinio, de ir en contra de los instintos si así lo desea, de decisión, la capacidad de crear y recrearse en el arte, etc. en aquel animal que evolucionó a partir de los primates. La ciencia sólo puede decirnos que fue así y en qué momento evolutivo sucedió, pero nada más.

    Con esto no estoy defendiendo las tesis de Prada que parecen ser un tanto radicales, pero, igual que no se puede ser más papista que el Papa, tampoco se puede ser más anticristiano que el anticristo. Hay cosas que la ciencia no sabe explicar, dejemos una puerta abierta a otras posibles explicaciones aunque nadie nos obliga a cruzar esa puerta si no queremos, auque algunos como Prada parece que quieren hacernos cruzar a toda costa.

    Y respecto a lo del hospital y la iglesia que se comentaba antes, yo voy al hospital a curar el cuerpo y a la iglesia a curar y alimentar el alma, son cosas distintas y no tiene nada de hipocresía ni de contradicción.

  11. #11.- Enviado por: AntonioT

    El día 1 de agosto de 2006 a las 09:07

    A Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César.

    Un saludo moderado a todos.

  12. #12.- Enviado por: omalaled

    El día 1 de agosto de 2006 a las 10:51

    Tus discrepancias y comentarios, AntonioT, son siempre bienvenidos. En una parte estoy de acuerdo contigo y en otra no (como siempre :D).

    Es cierto que la ciencia no lo explica todo: las únicas explicaciones que acepta son muy estrictas y son las que vienen a través del método científico. Las cosas que antes algunos daban a Dios como respuesta (caso de los movimientos inesperados de Newton) resultaron en una ley en la que no hacía falta para explicarlo. Por tanto, hay una parte en que la religión no entra y es en las cosas que la ciencia ha explicado a partir de unas estrictas leyes y en las que el misterio o el Creador no hace falta (parafraseando a Lapace) como hipótesis.

    Y lo mismo sucede con la evolución, con la genética, etc. En tiempos de mis abuelos, si un bebé salía mal se decía “porque Dios lo ha querido”. Hoy sabemos que es una cuestión de combinaciones genéticas. Tenemos una explicación de cómo incluso somos capaces de predecir qué sucedera ya en estado embrionario, incluso seleccionar los embriones (dejemos las éticas aparte, hablo en el terreno estrictamente científico) y se continúa avanzando. Estamos empezando. Hoy, incluso, se busca el funcionamiento del pensamiento … (quién sabe: podría hacer un artículo sobre ello).

    Sabemos que ese embrión al que me refería es como es gracias a las leyes físicas y a un cálculo de probabilidades en caso necesario. En el caso que entran probabilidades como los diferentes posibles embriones, lo que la ciencia no podrá explicar es por qué ese y no otro (al igual que por qué toca la lotería a fulanito y no menganito, pues es pura probabilidad); sólo si será “normal” o no. Pero tampoco creo que sea el cálculo de probabilidades sea el lugar correcto para poner la mano de Dios.

    Ahora bien, supongamos que la ciencia lo hubiera explicado todo, absolutamente todo. Pues bien, la ciencia dirá cómo son, pero nunca podrá explicar por qué son como son. Podrá enunciar las leyes, encontrar todas sus aplicaciones y explicar el Universo entero gracias a ellas, pero nunca podrá decir por qué existen esas leyes o por qué son de esa manera. Los creyentes dirán que es cosa de Dios y los agnósticos dirán que simplemente son y ahí sí coincido contigo en que la ciencia no podrá encontrar nunca una explicación, pues no podrá aplicar método científico.

    Volviendo al artículo de Prada; en todo fenómeno físico siempre se puede poner a Dios como explicación, pero en nuestros días intentar introducir el misterio (en el sentido religioso) donde hay una explicación coherente y científica es un signo de falta de cultura (científica). ¿Por qué lo introduce en la evolución y no en la gravitación por ejemplo? Lo que comentaba: no es el lugar correcto en el que hablar del sentido religioso.

    Como muy bien dices: “A Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César”

    Salud!

  13. #13.- Enviado por: Tecker

    El día 1 de agosto de 2006 a las 11:34

    Siempre que se comenta algo en esta dirección incurre en una polémica, ¿Por qué? porque simplemente es difícil aceptar la opinión del resto. En ese sentido, yo tiendo a no opinar, y me ha salvado de muchas disputas. Pido perdón por mi comentario si alguien se ha sentido ofendido, y también digo que no era el camino de la disputa el que yo quería encauzar. Tampoco voy a explicar mi postura porque no haría más que vovler a hacer que cada uno se formase su propia idea de mi idea.

    Totalmente de acuerdo con AntonioT, aunque también digo que hay muchos antropólogos trabajando en ello. El tiempo dirá si esa línea de ruptura es tan difusa o no.

    Un saludo y otra vez mil perdones a los ofendidos.

  14. #14.- Enviado por: omalaled

    El día 1 de agosto de 2006 a las 12:01

    No, Tecker, nadie debe sentirse ofendido a la hora de enfrentar opiniones. Todo lo contrario, siempre que se haga respetando la opinión del vecino. Lo que se busca con estas discusiones es ver el punto exacto de la discrepancia y quién sabe si cambiar una opinión o aprender algo nuevo.

    Salud!

  15. #15.- Enviado por: AntonioT

    El día 1 de agosto de 2006 a las 12:17

    Tecker, estoy con Omalaled. No creo que nadie deba sentirse ofendido, ni los creyentes por las opiniones de Omalaled ni los ateos por las minas. De hecho Omalaled y yo nos conocimos “virtualmente” (pues no nos conocemos en persona) precisamente por discusiones bastante largas sobre ética, religión y política, en ningún momento me he sentido ofendido por él y sé que él tampoco se ha sentido ofendido por mí. El intercambio de opiniones enfrentadas, por supuesto con el respeto necesario, es sano y muy recomendable, ayuda a pensar, a conocer e incluso a ordenar la ideas propias.

    ¿Qué sería de un blog como este si los científicos no hubiesen discutido nunca? :D

    Y volviendo al tema, Omalaled, efectivamente la ciencia puede explicar cómo son muchas cosas pero algunas no puede explicar el porqué. Por ello creo que la ciencia y la religión no son en absoluto incompatibles sino más bien complementarias en cuanto que ambas conducen al conocimiento del hombre y de la naturaleza que lo rodea y le influye.

    Saludos.

  16. #16.- Enviado por: omalaled

    El día 1 de agosto de 2006 a las 13:07

    Lo que sí tengo claro es que son totalmente diferentes. La ciencia busca el conocimiento de la Naturaleza (del Universo) a través del método científico. Es una definición muy clara. Conceptos del tipo alma, creencia, etc; quedan fuera de ese ámbito.

    Estoy de acuerdo contigo en que ciencia y religión puedan ser compatibles (por lo dicho en comentarios anteriores), pero que sean complementarias … ahí discrepamos ;)

    Salud!

  17. #17.- Enviado por: AntonioT

    El día 1 de agosto de 2006 a las 13:37

    Hombre Omalaled, al decir complementarias no me refiero a que colaboren o que sean dos engranajes de la misma máquina. Me refiero a que el hombre, y el mundo en general, tiene lo que podríamos considerar dos dimensiones, una física (donde también podemos incluir parte de los comportamientos) y otra espiritual. Y esto así hasta el punto de que la ciencia en sus ramas de estudio del comportamiento humano, como son la psicología y la psiquiatría, deben tener en cuenta la espiritualidad.

    Son dos cosas independientes, y sus métodos muy distantes. En ciencia no tienen sentido conceptos como espíritu o alma, y en religión carece de sentido halar de… bueno de tantas y tantas cosas que habla la ciencia. Pero ambas tratan del hombre y su entorno. En ese sentido son complementarias.

  18. #18.- Enviado por: omalaled

    El día 1 de agosto de 2006 a las 15:51

    Vale, vale …

  19. #19.- Enviado por: Ferre

    El día 1 de agosto de 2006 a las 17:16

    Borodin. Vaya, vaya. No sé que historia científica habrá detrás, pero ya estoy sobre ascuas.

    En cuanto al tema estrella del día, creo que religión y ciencia son, en último término, opuestos y ciertamente incompatibles desde el momento en que alguna de ellas se mete en el terreno de la otra. Es en ese momento cuando uno decide si da más valor a la realidad o al mito.

    Es evidente que hay muchas, muchísimas cosas que la ciencia todavía no puede explicar, y también teorías que sólo sirven para determinadas condiciones o en ámbitos específicos, pero tengo bastante claro que, a diferencia de la ciencia, la religión a) no surge de la observación y la experimentación del mundo real, y b) no tiene ninguna clase de método (no existe el método religioso ni nada parecido), ya que eso no permitiría el dogma ni la arbitrariedad de sus elementos constitutivos (de la religión, se entiende).

    El extremo en el que parecen coexistir ciencia y religión es el infinito, ese concepto que produce tanto vértigo a unos y a otros. ¿Hay algo que puede existir desde siempre, sin ser creado (ya que si fuera creado, habría otro algo preexistente)? ¿Puede existir un ciclo infinito de muertes y renacimientos cósmicos? Y más centrado en la existencia humana, tenemos la experiencia de la muerte: ¿es una frontera? ¿es el fin? ¿el fin de qué? ¿de nuestra conciencia? ¿hay algo más… o quizás no?

    Y ahora, si me disculpais, voy a dejar de decir estas cosas, que es agosto, hace calor y deberíamos estar discutiendo sobre cuál es el mejor cóctel de verano al borde del mar o de una piscina. ;-)

    Saludos,

    Ferre

  20. #20.- Enviado por: omalaled

    El día 1 de agosto de 2006 a las 17:22

    Esto es lo que dice tener unas filosóficas vacaciones …

    Pásalo bien, que falta hace.

    Salud!

  21. #21.- Enviado por: Kuroma

    El día 1 de agosto de 2006 a las 19:11

    Wowowowow, los comentarios de está página en ocasiones son tan interesantes como el articulo en sí XD. Buen articulo, geniales respuestas.

    No soy persona religiosa, pero creo en dios (sin credo particular) y creo que el hecho de poner luz en el funcionamiento del universo nos permite ver con mas claridad la mano que pone las cosas. Yo me imagino las leyes cientificas como las palabras que usa alguien para escribir este libro de poemas en el que vivimos ¿la suerte? no creo que sea la mano de dios, si no sería un dios muy pequeño, pero creo que puede ser considerada la sonrisa divina, que dios no solo juega a los dados… si no que hace trampas jeje.

    Un saludo cordial a todos.

  22. #22.- Enviado por: maelstrom

    El día 1 de agosto de 2006 a las 22:19

    A las ecuaciones no lineales le llaman suerte…

  23. #23.- Enviado por: .Marfil.

    El día 3 de agosto de 2006 a las 02:46

    Me viene bien el vocablo este de Neotenia.

    Escribí algo respecto a la evolución del hombre por esas líneas, aunque quedo un tocho.

    http://marfilium.blogspot.com/2006/05/si-tu-especie-sigue-viva-palmas-da.html

    El tema es interesante, no comparto la visión de no intervención de Magisterios; no hay conciliación posible entre el descubrimiento y la revelación; la carencia de método ( No el científico, sino cualquier método) hace que cualquier afirmación sea igual de válida a su negación. Comparto lo que leí en otro blog:

    “Creo que el pensamiento científico puede explicar por qué existen las religiones y por qué cada una es como es, por lo que se sitúa en un plano epistemológico superior. (igor21 )”

    La antropología y otras ciencias pueden echar luz a por qué el hombre busca respuestas, porque durante la historia se considero a Dios una respuesta, o por qué el hombre tiene un carácter religioso o mágico en si mismo. Dado el punto puede suceder que muchos científicos hablen de dios meramente como un recurso literario (No me refiero a los ejemplos de Omaled), el muy conocido caso de Einstein era creyente, cuando no falta un exhaustivo análisis para ver como usa a dios como meramente un recurso lingüístico: Lo inalcanzable, lo posible, lo que sigue, etc. Igual pasa con muchos científicos; o incluso filosofías, el panteísmo, de llamar dios al universo, cuando el universo ya se llama universo, etc.

    En la mayoría de los casos no hay problema, salvo cuando se revuelven esas nociones de dios y se les adjudica un carácter providencial y religioso de lo que se suele entender como el dios judeo-cristiano. Ser consistente con la ciencia no da cabida a la mayoría de “dioses” y esta queda poco más que relegado a otro nivel; de motor inmovil u otro. Ser consistente con la evolución antepone que los humanos no tenemos verdades preconcebidas en nuestra mente, que somos el producto de la selección natural y nuestra mente también, ello nos aboca a la búsqueda del método; en tanto dios sea más complejo que lo que busca explicar no tiene cabida en el agnosticismo que aceptamos al aceptar también que nuestro origen es la evolución.

    Respecto a los dioses, no tengo medios de saber si existen o no, ni cuál es su forma. Me lo impiden muchas cosas: la oscuridad de la cuestión y la brevedad de la vida humana. (Protágoras de Abdera)

  24. #24.- Enviado por: Jaizki

    El día 3 de agosto de 2006 a las 22:10

    el blog de Jaizki >> Juan Manuel de Prada y la teoría de la evolución

    (…) Una bella hipótesis que explica muchas cosas. Una entrada en la que aprovecha para explicar cómo Edward Tyson relacionó definitivamente al hombre con los animales y que comienza rebatiendo las líneas que citaba antes (…)

  25. #25.- Enviado por: del Alamo

    El día 7 de agosto de 2006 a las 19:13

    Parecer ser que ni Robert Hooke ni el señor Tyson conocian el jamon. De haber conocido la concordancia fisiologica entre el cerdo y el hombre hubieran ideado otra hipotesis y otro creador, amen de la jugarreta de tener que idear un Betheelenhem Hospital

  26. #26.- Enviado por: jacob

    El día 23 de agosto de 2006 a las 21:47

    venga hombre, se puede no querer relacionar ciencia y religión, es legítimo aunque a mi me parece que están muy relacionadas en el origen y finalidad pero no en el método, pero tomar unas palabras de Prada que no son científicas, ni creo lo pretendan para descalificar sus neuronas… si leo el artículo sin haber pasado antes por el foro simplemente entenderia que no todo es explicable desde la continuidad… joder y yo estoy de acuerdo. Pero no creo que vaya contra la teoría de la Evolución, sino contra un panevolucionismo que redujera lo humano (y aspectos tan importantes como la libertad) a puro determinismo. Desde luego, quien juzgue el origen del universo y del ser humano desde el puro continuismo (evolucionista o emanacionista), sin dejar espacio a varibles indeterminadas (misterio, religioso o no, infinitud, aceleración no constante…) mete todo el conocimiento humano en un callejón sin salida y sin posibilidad de progreso. O es que no hemos aprendido del modelo cuántico, de la necesidad del principio de indeterminación como vía nueva de conocimiento en los márgenes infratomicos de la realidad? No podemos ser cerrados en nombre de la ciencia y desde luego no todo el que habla sobre la realidad, el ser humano o el universo tiene pretenciones de ciencia… jo, que mi abuela sabe mucho y me ha enseñado más sobre el mundo y las personas que nadie y de científica tiene poco; ni quiere. Saludos.

  27. #27.- Enviado por: Jacob

    El día 23 de agosto de 2006 a las 21:55

    Cito del artículo: “Tyson sustituyó los enfermeros, que en realidad no eran más que carceleros, y puso enfermeras que cuidaran bien a los pacientes creando un fondo para proveer de ropa a los enfermos más pobres y llevando a cabo otras reformas. Fue el primero en la historia que hizo un gesto tan noble con estas personas. Para quitarse el sombrero.”

    Jajajaja a esto me refería con cerrazón científica: jo, el primero de la historia cuando ya los paulinos (religiosos) 100 años antes aprox. habían sostenido y se habían propuesto como misión propia humanizar los cuidados de personas discapacitadas física y mentalmente en los hospitales de Paris o cuando el primer hospital de la historia (Spiritu Santo in Sassia – Roma) fue puesto como ejemplo de la aplicación humanizante de las ciencias de la salud hasta el siglo XVIII. Se erigió en el S. XV.

  28. #28.- Enviado por: omalaled

    El día 23 de agosto de 2006 a las 22:50

    jacob:

    Respecto tu segundo comentario, no es cuestión de cerrazón científica sino, en todo caso, de expresarme mal. Si no fuera cierto sería de desconocimiento. Fue la primera vez que se hacía eso en una institución para enfermos mentales. Así lo dice el libro citado en fuentes.

    Dices
    “si leo el artículo sin haber pasado antes por el foro simplemente entenderia que no todo es explicable desde la continuidad”

    sus palabras exactas son “algo misterioso sucedió, y tiene toda la apariencia de una acción que trasciende los límites del tiempo, quizá también los límites de nuestra comprensión. Explicarlo como un mero continuo no me parece, sinceramente, una hipótesis satisfactoria”

    Puedes interpretarlo como quieras. Para mí, cuando aparece la palabra “misterio” y las afirmaciones del tipo “acciones que trascienden los límites del tiempo …”, desde luego, las descarto de entrada (¿afirma que tiene límite el timepo?). Me recuerda a aquellas series de que estamos en la cuarta dimensión …

    ¿Quieres afirmar que hay algo misterioso o variables indeterminadas y que no se descarten científicamente?. Bien, explícalas, aporta experimentos que se puedan reproducir para corroborar esas hipótesis. Si no eres capaz de hacerlo, no digas que los científicos son cerrados.

    Las afirmaciones o se respaldan con hechos o mejor no hacerlas.

    No mezcles el indeterminismo de la cuántica con el misterioso. La teoría cuántica predice muy bien los resultados experimentales en términos estadísticos. Sus postulados están muy definidos y fíjate si es misteriosa que el ordenador con el que estés leyendo esto se basa en esa teoría. Parece que, desués de todo, nos veremos obligados a creer en los duendes de la informática.

    Salud!

  29. #29.- Enviado por: Jacob

    El día 24 de agosto de 2006 a las 10:46

    Sí, efectivamente omalaled: los principios cuánticos están muy bien definidos y gracias a ello se puede aplicarse a la vida de las personas. Pero yo me refería al principio de indeterminación: por mucho que queramos se toma tal principio como variable indeterminada y como dice la propia definición del principio “impredecible”. El movimiento de las partículas infratomicas no llega a ser medido ni controlado por una fórmula. Por eo, estamos obligados a usar un gran espectro de muestras sobre las que basar las mediciones. Es el mismo proceder que se está usando para estudiar el código genético humano. Eso es lo que yo quería decir. Sobre lo otro, lo del misterio; francamente me parece cerrazón no el que la ciencia tenga que usar un principio misterioso (el indeterminado ya hemos visto que sí se usa y se espera que con muchísimos resultados), sino que todo en esta vida, incluso los comentarios de un literato, tengas que ser reducidos a ciencia. La cerrazón es pensar que la ciencia da explicaciones de todo y que todo lo que se diga tiene que ser juzgado como científico o no; hay cosas que simplemente no son ciencia porque ni metodológicamente ni teleologicamente lo quieren. Yo creo que el comentario de Prada puede ser perfectamente válido pero no como un principio (comentario, mejor) científico; puede ser filosófico, o si se quiere una opinión no científica sobre algo que dice la ciencia. Eso es todo. Y está claro, espero, que cerrazón no se entienda como un insulto; nada más lejos de mi intención: me parece más bien una actitud de cierta parte de la comunidad científica que enarbola la bandera de ser el único conocimiento posible de la realidad; en vez de ser el conocimiento más perfeccionado y más localizado, parece que tiene pretensiones de ser el único conocimiento. En fin, espero que no te haya ofendido lo de la cerrazón, sinceramente… porque hacer una bonita labor con este blog. Un abrazo.

  30. #30.- Enviado por: omalaled

    El día 24 de agosto de 2006 a las 11:36

    No, tranquilo, no me sentido ofendido. Lo que critico de un artículo como el de Prada no es que crea en lo misterioso o en lo divino. Eso lo respeto. El problema es dónde lo aplica.

    Si dice que descarta una teoría científica o la búsqueda de una explicación científica para introducir una explicación divina, automáticamente, lo científico pasa a ser divino.

    Como ya se ha dicho en comentarios anteriores, puede que un día conozcamos el secreto del Universo y de la vida. El misterio no está en las reglas en sí, sino en por qué son así. Sorprende que una persona que se supone culta se le escape un detalle como este.

    Salud!

  31. #31.- Enviado por: Jacob

    El día 24 de agosto de 2006 a las 21:11

    Bueno omalaled, esa es la postura que yo no comparto de tu relectura del artículo de Prada. Para mi, el misterio en sí no puede ser nunca un postulado, principio o axioma de la ciencia, pero sí que se puede usar (millones de personas lo hacen) para explicar algo que la ciencia no consigue explicar. El razonamiento de Prada no sienta cátedra científica pero sí corrobora lo que muchos pensamos (incluso gente de ciencia): y es que hay muchos aspectos de la realidad y del origen del Universo que no son explicables desde un mero evolucionismo de continuidad. El evolucionismo es una teoría científica pero a muchos que la aceptamos, no nos da para todo… y se critica desde ahí. Eso no significa sustituir una explicación científica con otra filosófica o religiosa, sino marcar los límites del conocimiento científico. Porque la ciencia no haya llegado a explicar determinados aspectos del origen del Universo (recuerdas la última conferencia de Hawking en España cuando habló de la imposibilidad de llegar al momento cero de la exploción originaria?)no quiere decir que gente que no es científica no hable desde otros conocimientos o posturas que también son legítimos y que pueden ayudar mucho a perfilar teorías, a saber explicarlas, a recomponerlas o sencillamente a desecharlas en caso de aporía o ineficacia. Yo también pienso como tú y no explico científicamente el universo con premisas misteriosas, pero acepto su interpelación, sus dificultades y críticas como una forma de perfeccionamiento científico. La ciencia no se hace sólo en laboratorios o entre gente “elegida”, sino que tiene que llegar a todo el mundo y si para eso, se tiene que topar con el misterio que no rechace la batalla, que entre al trapo porque de esa interacción sólo pueden salir cosas positivas para el progreso del conocimiento científico y de la humanidad. Vamos, al menos es lo que yo pienso. Un saludo.