Maxwell y la suerte

Publicado el 24 de enero de 2005 en Historias de la ciencia por omalaled
Tiempo aproximado de lectura: 1 minuto y 29 segundos
Este artículo se ha visitado: 6.600 views

Vale la pena contar esta historia porque demuestra que a veces vale más la suerte que la inteligencia.
 
El punto de partida es la teoría de los 3 colores que Maxwell había tomado, mejorándola, de Thomas Young. Hacia 1810 Young demostró que los 3 colores rojo, azul y verde bastaban para poder mezclar todos los demás colores que el ojo humano es capaz de percibir. Maxwell demostró enseguida que no había por qué tomar precisamente estos 3, sino que podían ser cualesquiera con tal que las diferencias fueran lo suficientemente acentuadas.
 
Esta idea fue lo que le llevó a la sospecha (hoy confirmada como realidad), que el ojo es únicamente sensible a 3 colores y que todos los matices que podemos distinguir resultan de la mezcla de esos 3 colores. También concluyó que era posible realizar una foto en color fotografiando una misma escena tres veces a través de tres filtros de color distintos y después combinándolas entre ellas. El experimento fue un éxito y en 1861 Maxwell mostró la primera fotografía en color de la historia y fue de un kilt (una falda escocesa).
 
 El problema es que las emulsiones fotográficas que utilizó no eran sensibles al rojo. ¿Cómo pudo llegar el color rojo de dicha falda escocesa? Resultó ser que el filtro rojo que usó permitía pasar los rayos ultravioletas, y el color rojo de la falda escocesa era muy refractaria de estos rayos. A esto se le llama suerte.
 
Al finalizar la conferencia, Maxwell y Faraday fueron juntos a comer y, desde luego, si alguien me preguntara qué acontecimiento del pasado me habría gustado vivir, mi contestación sería haber comido con esos dos personajes y escuchar su conversación. Faraday, que comprendía todo sin necesidad de las matemáticas y Maxwell que, a través de las matemáticas, lograba que todo resultara comprensible. Ahí estaban, el que había adivinado la existencia de los campos eléctricos y magnéticos y el perspicaz teórico que los había unificado en uno solo.
 
Actualización: Manuel, en un comentario, nos da un enlace a dicha foto. Gracias.
 
Fuente:
Ernst Peter Fisher, “Einstein y Cia.”



Hay 2 comentarios a 'Maxwell y la suerte'

Subscribe to comments with RSS

  1. #1.- Enviado por: Rubén

    El día 14 de noviembre de 2005 a las 14:28

    Otra buena historia, gracias por compartirla, es algo parecido a la serendipia, sobre la que escribiste en una entrada posterior a esta.

  2. #2.- Enviado por: Manuel

    El día 31 de agosto de 2006 a las 22:01

    Con mucho retraso, pero por si acaso pongo el enlace a dicha foto, disponible en la wikipedia:

    http://en.wikipedia.org/wiki/Image:Tartan_Ribbon.jpg