Chernóbyl-4

Publicado el 30 de abril de 2006 en Curiosidades por omalaled
Tiempo aproximado de lectura: 8 minutos y 25 segundos
Este artículo se ha visitado: 9.791 views

Dado que es el 20 aniversario del accidente de Chernóbyl, CPI ha publicado un interesante relato de lo sucedido en el mismo. Más tarde, en los comentarios han puesto un resumen increíble. Copio y pego de aquí (mensaje 181) dicho resumen.
 
La secuencia de acontecimientos que condujo al accidente de Chernóbyl-4 está perfectamente documentada y estudiada; como comenté anteriormente, éste obedeció a una serie de manipulaciones negligentes del reactor de unas 40 horas de duración que culminaron en un embalamiento neutrónico de alta energía a las 01:26 de la madrugada del 26 de abril de 1986. Como veo que sale repetidamente el tema, ahí va una abreviadísima cronología de la secuencia de eventos que dieron lugar al desastre:
 
24.04.1986 09:00 AM – El director y el ingeniero eléctrico del grupo nº 4 de la Central Nuclear de Chernóbyl, situada en las proximidades de Pripyat (Ucrania), toman la decisión de realizar una prueba de seguridad programada a pesar de que el ingeniero nuclear responsable Grigori Medvédev se halla en Moscú dando unas conferencias. En esta decisión irresponsable pudieron confluir de manera significativa factores psicológicos organizacionales basados en el exceso de confianza y la presión, pues el grupo Chernóbyl-4 era muy moderno (2 años), estaba bien mantenido, carecía de historial de incidentes y había ganado varios premios al trabajo por tener el récord de productividad para reactores de su clase; pero por otro lado, si no la realizaban ya tendrían que esperar un año para repetirla. La idea era reducir la potencia del reactor para determinar si uno solo de los turbogeneradores automáticos era capaz de suministrar potencia suficiente a las bombas de refrigeración mientras los generadores diésel arrancaban y aceleraban, en caso de un corte local de energía.
 
24.04.1986 12:00 AM – En contra de la opinión de los técnicos intermedios, se inicia la prueba. Comienzan a introducir barras de moderador-grafito en el reactor para reducirle la potencia por debajo del nivel medio de seguridad [1600-1700 Mw(t)] para provocar el arranque automático del turbogenerador.
 
24.04.1986 14:00 PM aprox – El controlador de la red de distribución eléctrica de Ucrania llama a Chernóbyl-4 para preguntar qué ocurre. Le explican lo que hay y éste exige más energía, pues la necesita para sus operaciones normales. Mientras discuten si sí o si no, el reactor permanece casi dos horas en estado anómalo “a medio frenar”, momento en que empiezan a producirse microburbujas y contaminación por yodo en el núcleo.
 
24.04.1986 16:00 PM – El turno del director se aproxima a su fin. Masculla un “a la mierda” y acepta el requerimiento de los controladores de la red para devolver el grupo al 100% de potencia nominal [3.200 Mw(t)], advirtiéndoles que estén listos porque repetirán la prueba esa misma madrugada, de noche, cuando los requerimientos de energía son menores. Cuando devuelven el reactor a su potencia nominal, se producen oscilaciones leves (resultado de las microburbujas de hidrógeno y de la contaminación por yodo) de potencia térmica, a las que no se da excesiva importancia. El reactor continúa operando durante las 9 horas siguientes en un contexto anómalo, produciendo más hidrógeno y yodo. Un ingeniero nuclear habría deducido inmediatamente lo que estaba pasando, pero como no había ninguno, las leves anomalías en los indicadores se tomaron como cosa poco relevante.
 
25.04.1986 01:00 AM – Se inicia la prueba de nuevo. Van con retraso y desean acabar lo antes posible, así que tratan el reactor nuclear como si se tratase de la caldera de una central térmica de gas-oil (siguiendo instrucciones del director y los ingenieros eléctricos). El diseño permitía una operación mínima en torno al 22-32% de la potencia máxima. En vez de eso, la potencia se reduce al 1%, fuera de todas las envolventes y especificaciones de diseño, pese a las múltiples alarmas y advertencias del ordenador.
 
25.04.1986 14:00 PM – Desconectan la mitad el sistema de refrigeración del primario (4 de 8 turbobombas) para simular mejor la pérdida de potencia local. El sistema de refrigeración de emergencia del primario se dispara automáticamente. El director, mosqueado… ordena desactivar también el sistema de refrigeración de emergencia del reactor!!! Entonces, el ordenador dispara la alarma y se dispone a cerrar automáticamente el núcleo. En ese momento, el equipo directivo ordena desprecintar el armario de emergencia y conmutar de “NORMAL/AUTOMÁTICO” a “MANUAL/EMERGENCIA”!!!. Con este acto, el ordenador pierde todo control directo sobre el núcleo, si bien seguirá disparando alarmas y notificando la ilegalidad de las operaciones hasta el último momento.
 
25.04.1986 14:30 PM – Cuando la potencia cae por debajo de 1600 Mw(t) (50% del nominal), el turbogenerador arranca perfectamente, seguido de los generadores diésel, aportando energía al grupo en cantidad y forma suficiente. La prueba de seguridad ha sido todo un éxito. El ordenador permanece off-line. Por tanto, el segundo cierre de emergencia del reactor que debería haberse producido al dispararse el turbogenerador tampoco ocurre.
 
25.04.1986 15:30 PM – El director ordena devolver el reactor a su estado nominal y abandona la sala de control. Los ingenieros eléctricos y los técnicos intermedios se disponen a hacerlo, extrayendo de nuevo las barras de moderador-grafito. Sin embargo, algo extraño ocurre. El núcleo no acelera como debiera. Uno de los ingenieros eléctricos llama al director, que vuelve a la sala de control.
 
25.04.1986 23:00 PM – En el momento en que sólo quedan introducidas las 32 barras de la reserva neutrónica de emergencia (que permite “reconducir” la reacción en casos así y JAMÁS se deben extraer salvo en una emergencia), la potencia del reactor es sólo del 7% del nominal. Hay preocupación. ¿Qué demonios ocurre? (Es como si pisaras el pedal del acelerador a fondo y sólo obtuvieras el 7% de potencia). Comienzan a pensar en alguna avería del cambiador de calor; no comprenden que el núcleo del reactor está herido de muerte.
 
Lo que está ocurriendo es que, al caer por debajo de los 1.600 MW(t) fuera de sus especificaciones de diseño y sin corrección computerizada alguna, el núcleo ha empezado a producir yodo-135 en grandes cantidades, y ha caído en el llamado “pozo del yodo”. Es más: el yodo ha decaido también en forma de xenón. El núcleo Chernóbyl-4 está en esos momentos sufriendo el llamado “envenenamiento por xenón” en torno a los elementos combustibles. El xenón absorbe neutrones e impide que la reacción en cadena se produzca normalmente, lo que hace decaer la tasa de producción térmica inter-elementos de combustible.
 
Al mismo tiempo, la central lleva 9 horas funcionando con sólo la mitad de la refrigeración del primario activa, y el sistema de emergencia desconectado. Esta carencia de refrigeración produce grandes burbujas en el agua del primario e incrementa la actividad intra-elemento de combustible (por reactividad positiva). Es decir: aunque queda flujo de refrigerante, hay elementos combustibles enteros que no están siendo refrigerados. Lejos de los sensores, en el corazón de los elementos de uranio de las barras de combustible, se viene produciendo una acumulación masiva de energía térmica no controlada ni monitorizada. Esto es: por un lado se está produciendo mucha energía dentro de los elementos combustibles (térmica y neutrónica) por falta de refrigeración suficiente, pero el envenenamiento por xenón y la presencia de grandes burbujas en el circuito impide la transferencia de esta energía al agua del circuito primario. En consecuencia, los operadores y directivos de la sala de control veían que la potencia térmica y eléctrica generada subía como el culo de mal, y no hacían más que sacar barras de moderador, inconscientes de que buena parte de toda esa energía se está acumulando en los elementos combustibles.
 
26.04.1986 01:00 h – El director ordena extraer las barras de moderador de la reserva neutrónica de emergencia para tratar de acelerar el reactor (obsérvese que siguen tratándolo como si fuera una caldera normal o un motor de coche… ” písale, coño!!!”), lo que no hace más que empeorar la situación anterior. El reactor lleva ya más de una hora por debajo de la potencia mínima crítica. Las envolturas de zirconio-niobio de los elementos de combustible comienzan a fracturarse por el calor. En esos momentos, la sala de control parece un árbol de navidad y las alarmas son ensordecedoras. El director… ordena desactivarlas también!!! Esta habría sido la última oportunidad de detener el desastre, pulsando en este momento el botón de parada en frío de emergencia.
 
26.04.1986 01:24 h – El agua del primario entra en ebullición. Los umbrales de transferencia aérea se superan. En ese momento, los indicadores detectan un embalamiento de la potencia térmica: en menos de un minuto, el reactor pasa de un 7% de su potencia nominal a ¡¡¡un 800 %, y subiendo!!! La confusión y el miedo reinan en la sala de control. Nadie entiende qué ocurre. Un técnico intermedio, ante la evidencia de que es algo muy malo, pulsa el botón de parada en frío de emergencia (que es grande y rojo… no es coña). Todas las turbobombas del primario entran en acción a la máxima potencia y las barras de moderador comienzan a descender.
 
26.04.1986 01:25 h – Los canales tecnológicos se han deformado por el calor. Por ello, las barras de moderador quedan detenidas a un 30% de inserción. Al desplazar el agua pero no completar su función, el 30% del reactor queda sumergido en una nube de vapor de agua y oxígeno e hidrógeno hidrolizados. El flujo neutrónico es ahora similar al de una bomba atómica. El xenón se quema rápidamente, lo que dispara de golpe la tasa de reacción inter-elementos.
 
26.04.1986 01:26 h – Se escucha una serie de pequeñas explosiones. Las fundas de zirconio-niobio han saltado en trozos y los elementos combustibles de dióxido de uranio se están fundiendo. Los topes inferiores de las barras de moderador, fabricados en acero inoxidable (un metal ferromagnético), quedan atrapados en aquella pesadilla neutrónica y se ponen a irradiar a su vez, aportando el último medio beta necesario para la catástrofe. Se produce el embalamiento neutrónico. Los canales de combustible estallan. El agua de refrigeración se transforma instantáneamente en vapor de muy alta presión (“flash-boiling”).
 
26.04.1986 01:26:30 h – La presión del vapor asciende por encima de 1.000 psi (más o menos, como a 10 o 12 metros de una bomba atómica). Las sondas y sensores están destruidos y todos los indicadores caen a cero; modelos computacionales realizados con posterioridad deducen que la potencia alcanzó entre el 10.000 y el 40.000% del nominal. Se produce una enorme explosión. La tapa superior del reactor salta como la de una olla, llevándose con ella 1.000 toneladas de protección biológica y los 1.600 tubos de presión. La pared exterior del edificio revienta y colapsa, dejando al descubierto el reactor “destapado” lleno de uranio furiosamente enriquecido y fundido. Durante muchas horas, aún los directores de la central creerán que ha estallado el cambiador de calor, y toman las medidas apropiadas para este caso… lo que no hará otra cosa que empeorar la contaminación radiactiva. No es hasta las 08:30 AM que se evidencia la explosión del reactor, cuando los niños de Pripyat están ya de camino al cole…
 
Esto fue lo que ocurrió en Chernóbyl-4, a grandes rasgos. La potencia de la explosión estuvo entre 1 y 4 tons, lo que produjo un efecto sísmico detectado en todo el mundo. Como podéis ver se trató de un accidente tecnológico muy complejo, resultado de una acción sostenida de sabotaje involuntario. No tuvo nada que ver con las explicaciones al respecto que suelen dar los medios de comunicación occidentales.

 
En fin, amigos. Terrible. Sólo me queda decir aquello de “nunca pasa nada, hasta que pasa”.
 
Para quien esté más interesado en el tema hay un libro llamado “The truth about Chernobil” de Grigori Mevdedev que era el ingeniero nuclear de planta que no estaba presente en el accidente.
 
Fuentes:
http://curiosoperoinutil.com/2006/04/27/el-accidente-de-chernobyl/ http://forocoches.com/foro/showthread.php?t=159487&page=7



Hay 17 comentarios a 'Chernóbyl-4'

Subscribe to comments with RSS

  1. #1.- Enviado por: Karlos

    El día 1 de mayo de 2006 a las 18:04

    No conocia los detalles de esta historia.
    Me quedo sin palabras, me acojona imaginar un reactor asi, “a escape libre”.
    Saludos!

  2. #2.- Enviado por: Twilight

    El día 1 de mayo de 2006 a las 21:01

    Me ha encantado el articulo, muy bueno. Una gran pagina, enhorabuena

  3. #3.- Enviado por: caic

    El día 2 de mayo de 2006 a las 05:04

    Me acabo de quedar con la boca abierta. Imaginaba que el accidente se debió a alguna negligencia pero no que fuera “resultado de una acción sostenida de sabotaje involuntario”

  4. #4.- Enviado por: AntonioT

    El día 2 de mayo de 2006 a las 09:18

    Pues yo llego a una conclusión, y corríjanme si me equivoco:

    Toda la información catastrofista sobre la peligrosidad de las centrales nucleares que reiteradamente se nos ha dado, procedente principalmente de organizaciones ecologistas, no es del todo real. Para que un accidente así se produzca, no basta con unos segundos de mala suerte ni con una decisión errónea, ni siquiera con un fallo de una alarma, son necesarias 40 horas de errores encadenados y un energúmeno que ordene desconectar, uno tras otro, todos los sistemas de seguridad. Y todo ello en ausencia absoluta de ingenieros.

    Bien, pues me tranquiliza. Me hace pensar que los sistemas de seguridad están bien diseñados y que solo la estupidez, llevada a su límite, puede llevar a algo así. Confío en que lo normal sea que un director de una central nuclear no sea imbécil y que lo normal sea la supervisión de un ingeniero adecuadamente preparado.

  5. #5.- Enviado por: omalaled

    El día 2 de mayo de 2006 a las 10:29

    Tu análisis, AntonioT, es muy bueno.

    Los ingenieros cualificados conocen perfectamente los peligros con números. El problema es la burocracia, la política y el ahorro de costes. Cuando llega un jefazo que pega un golpe en la mesa y dice “pues esas pruebas tienen que estar mañana pase lo que pase” o cuando los ingenieros dicen que algo se tiene que revisar dos veces al año y ese mismo jefe dice que sólo una para ahorrar costes, etc.

    Esas pruebas, bien hechas, con ingenieros con experiencia delante (cosa muy poco valorada hoy día), hubieran sido un éxito. Palmadita a la espalda y ya les aumentaremos el sueldo una año después que se jubilen.

    Tan sólo una cosa no es del todo correcta. Los ecologistas tienen razón cuando un grupillo de ellos son capaces de llegar dentro, cuando se detectan grietas en una cúpula de contención y no se arreglan o cuando no se tiene muy claro qué hacer con el material radiactivo (como cuando lo tiraban a la fosa atlántica), etc. Ahí hay que descubrirse.

    Salud!

  6. #6.- Enviado por: AntonioT

    El día 2 de mayo de 2006 a las 13:39

    No he dicho que la información alarmista que dan sea íntegramente falsa, sino que no es del todo real, solo en parte. Seguro que alguna base tienen para dar esa información, más de una vez la documentan con imágenes.

    No soy demasiado amigo de las organizaciones ecologistas porque tienen una tendencia exagerada a sacar las cosas de quicio, a ser demasiado alarmistas, pero eso no quiere decir que no valore una parte de su labor. Quizá esas exageraciones las hagan a propósito porque algunas veces la única manera de despertar mentes aletargadas es ser un poco catastrofista, pero no me parece bien crear demasiada alarma, más de la que realmente tiene un fundamento.

    Saludos.

  7. #7.- Enviado por: omalaled

    El día 2 de mayo de 2006 a las 17:54

    Sería un debate largo saber si los ecologistas son excesivamente alarmistas o no (como aquellos que acostumbramos a mantener, AntonioT ;D).

    Lo que sí quiero destacar es la frase anterior en que afirmaba lo del jefe que da un golpe a la mesa y dice “pues tiene que estar y me importa un pimiento lo que suceda” y falta apostillar el “o rodarán cabezas”. Ahí se toman riesgos excesivos. Algo parecido sucedió con lo del Challenger: los ingenieros decían que no despegara, pero claro, estaba el presidente, las cámaras del mundo miraban … como concluyó Feynman en el informe del propio Challenger: “La realidad debe tener prioridad sobre las relaciones públicas porque a la Naturaleza no se la puede engañar”.

    Salud!

  8. #8.- Enviado por: AntonioT

    El día 3 de mayo de 2006 a las 08:47

    Caray, cada vez que pones una frase o anécdota de Feynman me convenzo más de que dieron en el clavo al declararlo deficiente mental.
    xDDDDDDDDDDDDDDD

  9. #9.- Enviado por: Ego

    El día 3 de mayo de 2006 a las 21:20

    A mí esta historia no me convence, y todavía son más los puntos oscuros que los claros en toda esta historia.

    Efectivamente, tal como la pintan “parece” que un “accidente” tiene que producirse adrede, pero existe un enorme historial de accidentes gravísimos en centrales nucleares (el último de ellos hace nada en Japón) que no coinciden para nada con la película de la industria nuclear civil soviética era una casa de putas, sin perdón. Y en cualquier caso, el diseño de los cuadros de mando dentro de una central entra dentro de la gestión de la misma, porque en último término toda nuestra tecnología son herramientas y es a nosotros a quien obedecen. El accidente de Three Mile Island, que no entra para nada en los parámetros de esta historia, fue más que suficiente para paralizar por parte del poder político (que no de las ONGs, que no pintan una mierda en ninguna parte) todo el despliegue nuclear en los EEUU, accidente sobre el que también queda muchísimo por saber y sobre el que se han dicho mentiras, de forma oficial, por un tubo.

    La única historia que cabe extraer sobre Chornobyl (porque está en Ucrania, no en Rusia), es la del aprendiz de brujo. Con respecto a los problemas de abastecimiento de energía de nuestra sociedad occidental, lo que la ciencia y la razón nos dicen es que vivimos montados en el despilfarro y la prepotencia más absoluta, y eso no lo arregla ni el ITER ni nadie.

    Por lo demás, la historia me parece un poco pintoresca de más, incluyendo los presuntos exabruptos de lo que se supone era personal de altísima cualificación. Parece ser que la central dependía en exclusiva de un señor que para más señas se había dado el lujo de marcharse sin dejar sustituto. Hombre, las historias de este blog son casi siempre maravillosas y si a veces contienen detalles que pueden ser inciertos, la filosofía que pretender transmitir justifica aquello de “se non è vero è bene trovatto”. Creo que esta vez le han metido un gol por toda la escuadra.

    No insulto la inteligencia de nadie colocando links sobre Chornobyl porque la web está llena para quien los quiera buscar.

  10. #10.- Enviado por: omalaled

    El día 4 de mayo de 2006 a las 00:53

    Al menos, Ego, si el gol no ha sido por debajo de las piernas … :)

    Mira, creo en esta explicación por dos razones.

    Primera. Antes de copiar y pegar el texto leí muchos mensajes de es misma persona publicadas en el foro. En todas las respuestas que daba no pude (o no supe) encontrar fallo alguno. Sabía qué y cómo cuentan los contadores Geiger, que si son neutrones ya puedes correr pero si son partículas alfa basta un papel para protegerte, los isótopos, el uranio, el plutonio, la fisión, el ciclo del combustible nuclear, del circuito primario … en fin, que si me ha colado un gol es porque es como Ronaldinho :) Esos conocimientos no se aprenden de la noche a la mañana.

    Segunda: cita la fuente, un libro que es “La Verdad sobre Chernobil” de Grigori Medvédev (Heptada Ediciones, 1992, ISBN: 84-7892-049-8). Este hombre era el ingeniero nuclear que no estaba, precisamente. Cualquiera que se pone a explicar detalles y da una fuente como esa me da “buen rollo”. Es más, ha pasado a la cola de mi larguísima lista de libros pendientes.

    Y una tercera cosa. Todo el mundo tiene una altísima cualificación y todos son grandes profesionales … pero unos más que otros. Yo también he trabajado para una central nuclear y he conocido a unos y a otros. He conocido gente en 5º de ingenieros que no sabían qué eran los cilindros de un coche y he conocido otros que han demostrado en un proyecto de fin de carrera que una normativa era del todo insuficiente (por no decir de risa). Es importante saber que detrás de todo esto hay personas.

    Pero siempre estoy abierto a haber cometido errores. Si conoces otra fuente que diga cosas claramente diferentes a las aquí citadas, las leeré con mucho gusto :)

    Salud!

  11. #11.- Enviado por: Ego

    El día 4 de mayo de 2006 a las 01:48

    Ais… no pretendía ofender a nadie… en fin, siempre pierdo ocasión de quedarme calladito…

    No me refería a la parte técnica de los “acontecimientos”, sino a la parte “política” de los mismos. Me resulta muy difícil de creer, o para ser sincero, no puedo creer que una cadena de disparates como ésos se hayan producido de forma “tan” deliberada sin que nadie en la central haya levantado la voz de alarma, ni me puedo creer que un director de central pueda así, con su mera autoridad, por ejemplo, desconectar dispositivos de emergencia sin consultar a ninguna autoridad superior. Creo que concordaremos que es muy difícil de creer. Los protocolos soviéticos eran muy rígidos y bastante bien diseñados y de ninguna manera contemplaban eso… ya hubo otros accidentes nucleares en la URSS (como los hubo en los EEUU) tanto en aplicaciones militares como en civiles y tal secuencia de barrabasadas es totalmente increíble.

    Sobre todo teniendo en cuenta que el accidente de Three Mile Island fue en rasgos generales muy parecido y no hubo incompetencia, sino simple imprevisión y gravísimos errores de diseño (de todo el diseño, la central, los mecanismos de seguridad, etc.etc). Pero esto será cosa de la industria nuclear que nos ha vendido la moto de su seguridad… como si se pudiese crear algo “totalmente” seguro…

    Por supuesto que yo he estado en 5º de carrera con gente que, no voy a decir que no sabía formular, pero desde luego le sonaban a chino los iones complejos o los heterociclos… pero es que es muy posible que nunca vuelvan a ver ni iones complejos ni heterociclos. Es más, recuerdo una práctica en que la compañera tiró literalmente por el retrete la fase orgánica después de haber protonado el ácido… pero es que no ha vuelto a poner sus manos sobre un embudo de decantación desde entonces. En una central nuclear no trabaja cualquiera. Y en el cuadro que toma las decisiones, menos.

    Esto es como los chistes que circulaban sobre la tecnología espacial soviética, que si era todo una chatarra, que si era todo una porquería, que si Gagarin era un borracho, burradas de todos los colores… luego los que funden lanzaderas son los americanos (no por nada, sino porque son ellos los que propagan estos puntos de vista)… Yo no creo que esta historia no tenga un transfondo deliberado y una clara intencionalidad política de rehabilitar la energía nuclear (aunque sobre la utilidad de esta historia para ese fin habría mucho que polemizar). Es a este punto al que me refería.

    Aprofito per a felicitar-te pel teu magnífic blog i disculpar-me per aquesta… bé, sortida de to… la veritat és que sóc verborrágico i procuro precisament per això no escriure per aquí, perquè la veritat dolenta forma de pagar-te les meravelloses estones que passo llegint el blog… que bon treball que dóna… i disculpes per el meu pèssim català… i això, que no sofreixo aquest tipus d’explicacions… sóc així, que li anem a fer. Gràcies pel blog!

  12. #12.- Enviado por: omalaled

    El día 4 de mayo de 2006 a las 10:22

    De “quedarte calladito” nada. En ningún momento, Ego, me he sentido ofendido. Todo lo contrario. Me gusta que la gente sea escéptica y no se crea las cosas de buenas a primeras. Los comentarios que expresan otra opinión o ponen algún punto en duda siempre se agradecen. Así avanza la ciencia y el conocimiento.

    Lo único que he hecho es argumentarte mis razones para pensar que lo que decía ese hombre es real y documentado.

    Gràcies per les teves paraules i no cal demanar disculpes per res, doncs expressar una opinió mai no és una cosa dolenta.

    Salut!

  13. #13.- Enviado por: Prometeo

    El día 5 de mayo de 2006 a las 00:11

    Muchas gracias por la referencia y el copypaste. Es sin duda lo mejor que he leido sobre Chernóbyl. A raiz de esta entrada me he paseado todo lo que he podido por ese foro y la verdad es que las aportaciones de Yurigagarin son absolutamente espectaculares.
    De lo mejor que he visto en internet.

  14. #14.- Enviado por: Consumidor irritado

    El día 5 de mayo de 2006 a las 22:08

    El articulo estupendo y el debate posterior tambien, nada tiene desperdicio.

  15. #15.- Enviado por: jorwot

    El día 13 de mayo de 2006 a las 15:05

    Magnifica narracion de la catastrofe. De todos modos me gustaria profundizar mas, o sea, leyendo Mevdedev i su verdad sobre Tchernobyl, el problema es encontrarlo en castellano. Si alguien sabe como conseguirlo le estaria muy, muy agradecido.

  16. #16.- Enviado por: Nachop

    El día 21 de mayo de 2006 a las 23:55

    Si alguien quiere mirar lo exajeradamente que usan el alarmismo infundado las organizaciones ecologistas leeres “El ecologista esceptico” de LOMBORG, BJORN

  17. #17.- Enviado por: omalaled

    El día 22 de mayo de 2006 a las 12:51

    Hola, jorwot. Verás, hay unos enlaces en el panes derecho de este blog donde dice precisamente “Cómo conseguir libros”. De entre esos enlaces, hay uno a las Bibliotecas públicas del estado donde pones “verdad sobre” en el título y “grigori” en el autor y te salen bibliotecas de toda España donde conseguirlo. Cógelo rápido o me adelantaré yo ;)

    Sí, Nachop, los ecologistas en este aspecto son a veces muy alarmistas, no obstante, es bueno escucharlos y sacar cada uno su propio criterio.

    Salud!