Edmond Halley

Publicado el 3 de noviembre de 2005 en Historias de la ciencia por omalaled
Tiempo aproximado de lectura: 6 minutos y 6 segundos
Este artículo se ha visitado: 9.016 views

Ya sabéis que un servidor no mira los temas de moda a la hora de escribir sus historias y al leer el apellido de nuestro héroe de hoy todos sabréis de quién hablo. Sí, hombre, el del cometa, cuya moda pasó con el mismo. Pero Halley fue algo más que “el que descubrió el cometa”. Espero que después de leer la historia de hoy coincidáis conmigo. Pero empecemos por el principio y volvamos atrás en el tiempo.

Las consecuencias de la gravitación eran fácilmente aplicables a los planetas incluso a la Luna, pero ¿los cometas?. Aparecían repentinamente para volver a desaparecer. Con la ayuda de Newton, Halley recopiló todos los datos de numerosos cometas trazando sus itinerarios por el espacio. Quedó asombrado por la similitud del itinerario del cometa de 1682 con los que habían aparecido en 1456, 1531 y 1607. Los intervalos eran de entre 75 y 76 años. Podría ser que un cometa fuera visible sólo cuando se acercara al Sol y que su órbita fuera muy alargada. Se dejaría de ver cuando superara Saturno que era el planeta más alejado conocido hasta entonces para volver a desaparecer al volver a alejarse. Calculó que aparecería en 1758 aunque sabía que la interferencia de la gravitación de algunos de los planetas podía alterar su órbita y hacerlo en algún momento fuera de lo predicho. Clairaut demostró más tarde que esto era cierto.

La teoría fue descrita en su libro “Astronomiae cometicae synopsis”, publicado en 1705 siendo profesor en Oxford. Decía en él: (…) en confianza, podría predecir su vuelta para 1758. Si esta previsión es respetada, no hay razón para dudar que también los otros cometas volverán. Lástima que murió 16 años antes de poder verlo con sus propios ojos en Greenwich el 14 de Enero de 1743. El cometa apareció la noche de Navidad siendo avistado por el astrónomo Johann Georg Palitzcsh quien lo bautizó con el nombre que todos conocemos. Tras este trabajo los cometas se dominaron por completo para la posteridad.

Edmond Halley nació el 8 de noviembre de 1656 en Hargerston, Middlesex, estudió en Oxford y se convirtió en miembro de la Royal Society a la edad de 22 años. Sus actividades también incluyeron las publicaciones de Apollonius y de otros antiguos geómetras como también estudios de matemáticas puras. A los 24 años Halley se enamoró de los cometas cuando vio uno en París el 1680. Consiguió los datos exactos del movimiento gracias a Giovanni Cassini. El problema era que por aquel entonces se pensaba que los cometas iban en línea recta y Cassini que lo hacía en órbitas pequeñas alrededor del Sol, lo que igualmente era falso. Posteriormente empezó a estudiar la vida de las estrellas. Ya afirmó en su momento que si el Universo estuviera compuesto por infinitas estrellas todo el firmamento debería ser muy brillante.

En 1718 anunció que 3 estrellas muy brillantes – Sirio, Arturo y Aldebarán- habían cambiado de posición en los últimos 2000 años consultando los escritos de astrónomos chinos y griegos que habían anotado su posición. Incluso vio la pequeña diferencia de posición al cabo de un siglo y medio al lado las excelentes notas de Tycho Brahe, cosa que le hizo concluir que estaban más cerca que el resto de las estrellas. Trabajó en el Observatorio de Greenwich donde diseñó el método para determinar la longitud de la posición en la Tierra por medio de observaciones lunares (método diferente al de Harrison). Volvió a repetir la sugerencia de Kepler que el tránsito de Venus podía servir para determinar una escala para el Sistema Solar.

¿Os parece poco? Pues además determinó la ley de los polos magnéticos (polos iguales se repelen y polos opuestos se atraen) y la relación entre la presión barométrica y el clima. En 1686 publicó el primer mapa meteorológico del mundo (¡fue el primer hombre del tiempo!). Entre 1698 y 1700 se embarcó como capitán del Paramore Pink, un velero construido para expediciones científicas. En ese viaje estudió la declinación magnética en distintos puntos del Océano Atlántico. Descubrió que el magnetismo de la Tierra aumentaba y disminuía con el tiempo en diferentes regiones marinas. Con los datos que recogió publicó un mapa magnético el año 1701. Además llevó en ese barco una campana submarina que había inventado y probado personalmente y también en ese mismo barco llevó a cabo la primera investigación completa de las corrientes y mareas del Canal de la Mancha. Hizo un mapa de estrellas del hemisferio sur, ya que por aquel tiempo no existía cosa similar, en la isla de Santa Elena (la misma en la que un siglo y medio después Napoleón pasaría sus desdichados años finales), publicando un catálogo de 341 nuevas estrellas (Catalogus stellarum australium, 1678). De ahí que se le conociera como el “Tycho del Sur”. Ya otros habían visto las estrellas meridionales, pero fue Halley quien llevó instrumental astronómico avanzado. Tenía un telescopio de 7,3 metros de largo. Aunque parcial, fue el primer mapa estelar telescópico. Tardó 2 años en hacer ese catálogo.

Ascendió montañas llevando barómetros para medir las diferencias de presión con la altura. Hizo una carta de todos los vientos del mundo incluidos alisios y monzones. Publicó, además, ensayos sobre óptica y navegación, fue uno de los pioneros en la realización de estadísticas sociales y publicó en 1693 los cálculos anuales de mortalidad en Breslau (las actuales compañías de seguros deberían estar agradecidas a este hombre).

Debido a todo lo explicado se le puede considerar en ciertos aspectos fundador de la cosmología, geofísica, oceanografía, meteorología y demografía modernas, incluso de la física estelar.

Otras labores realizadas por Halley fueron asistente del secretario de la Royal Society en 1685 hasta 1696, profesor de Geometría en Oxford desde 1704 hasta 1743, astrónomo real entre 1720 y 1743, trabajo en el que sucedió a John Flamsteed que había sido su enemigo. Heredó el puesto que no era más que un observatorio sin instrumentos ya que los que había eran propiedad privada personal del antecesor. Halley introdujo nuevo instrumental y dedicó los 20 años que ocupó el puesto a observar la Luna meticulosamente de día y de noche.

Nuestro satélite describe una órbita elíptica irregular, de manera que su posición respecto las estrellas del fondo varía constantemente. Sus movimientos varían cíclicamente con un período de 18 años. Consultó registros de anteriores eclipses para tener más observaciones a su alcance y contrastarlos con sus predicciones. Lo hizo de forma tan fina que encontró que el ritmo de rotación de la Luna alrededor de la Tierra se aceleraba con el tiempo. ¿Cómo es eso posible? En realidad, es la Tierra la que enlentece su ritmo de rotación debido principalmente al efecto de las mareas.

Un hombre de lo más prolífico, ¿no?. Hay que quitarse el sombrero y hacer una reverencia ante un hombre de tal calibre.

En 1910 el Halley volvió a hacerse visible cuando pasó alrededor del Sol desarrollando una cola de 160 millones de kilómetros. La Tierra pasó a través de esa cola. Pero no debe ser motivo de alarma. La cantidad materia de la cola de un cometa es tan pequeña que se pueden ver las estrellas a través de la misma. La foto que os pongo a continuación habla por sí misma.

El del año 1456 d.C. debieron verlo Cristóbal Colón y Leonardo da Vinci. Paolo Toscanelli escribió:

“La cabeza era redonda y grande como el ojo de un buey y de ella brotaba una cola en forma de abanico, como la de un pavo real. La cola era prodigiosa, pues se arrastraba por un tercio del firmamento.”

La pintura de 1066, la descripción de 1456 y la foto de 1910 son asombrosamente parecidas, ¿no os parece?.

El 13 de marzo de 1986, la nave espacial Giotto fotografió el Halley desde 596 km y maravilló al mundo. Sus dimensiones son 16 km de largo y 8 de ancho. Está cubierto por moléculas orgánicas que hacen que su superficie sea muy oscura, incluso más oscura que el carbón. Os pongo una espectacular foto tomadas por dicha nave.

nSeguro que a Edmond Halley le hubiera encantado verla y saber que pasados 250 años después de su muerte todavía vamos detrás de su cometa.

Fuentes:
“El Universo”, Lloyd Motz
“¡Que viene el Cometa!”, Nigel Calder
“Enciclopedia Biográfica de Ciencia y Tecnología (Tomo I)”, Isaac Asimov
“Historia del telescopio”, Isaac Asimov
http://www.dhistoria.com/biografias/edmond_halley.htm
http://almaak.tripod.com/biografias/edmond_halley.htm
http://nssdc.gsfc.nasa.gov/imgcat/html/object_page/gio_hmc01814.html
http://www.nineplanets.org/halley.html
http://www.windows.ucar.edu/tour/link=/space_missions/giotto.html



Hay 27 comentarios a 'Edmond Halley'

Subscribe to comments with RSS

  1. #1.- Enviado por: Voltaire-

    El día 3 de noviembre de 2005 a las 11:16

    De vegades penso com és possible que gent com aquest Edmond Halley hagi fet tantíssimes coses i la inmensa majoria de la població mai no farem ni un 1% del que ells van fer.
    A què és deguda aquesta diferència?

  2. #2.- Enviado por: omalaled

    El día 3 de noviembre de 2005 a las 11:21

    Hola, Voltaire-:

    Jo penso que és el treball i el sacrifici juntats amb rigor.

    Això no vol dir que qualsevol persona que faci el mateix pugui arribar, pero per arribar s’ha de fer.

    Salut!

  3. #3.- Enviado por: AntonioT

    El día 3 de noviembre de 2005 a las 12:37

    Al leer sobre cometas y sobre la Luna me he acordado que en algún sitio leí que según alguna historia mitológica la Tierra no tenía satélite y un cometa pasó tan cerca que quedó atrapado por su atracción y se convirtió en la Luna, pero no recuerdo ni donde lo leí ni en qué mitología se hablaba de ello, creo que era la griega o alguna de sus influencias pero no puedo decirlo con seguridad (tengo una memoria que es un desastre).

    La historia de este hombre es impresionante. ¿¿Tenía tiempo para comer y dormir??

  4. #4.- Enviado por: omalaled

    El día 3 de noviembre de 2005 a las 12:47

    Pues no sé si tenía tiempo para ello, pero está claro que tenía un afán de observación fuera de lo común.

    Lo de mitología mirando la wikipedia he visto una frase que me ha hecho reír:

    “Abaangui es un dios de la mitología guaraní que se cortó la nariz y ésta se convirtió en la Luna.”

    Sacado de aquí.

    Salud!

  5. #5.- Enviado por: Holbach

    El día 3 de noviembre de 2005 a las 13:21

    Si no recuerdo mal, el excéntrico Newton escribió sus *Principios* debido a la tabarra que le dio Halley, quien le animaba constantemente a publicar sus descubrimientos. Otra cosa más que agradecerle a Halley.

    AntonioT, me extraña que una historia “mitológica” atribuya la captura de la Luna a la “atracción” de nuestro planeta. Eso suena más bien a explicación científica, aunque la teoría actual sobre el origen de la Luna no habla de captura sino de “salpicadura”: poco después de la formación del Sistema Solar, el choque entre la Tierra y un gran planetesimal lanzó al espacio la materia suficiente para formar la Luna.

  6. #6.- Enviado por: omalaled

    El día 3 de noviembre de 2005 a las 13:26

    Holbach, no coocía ese detalle de las publicaciones de Newton gracias a la tabarra de Halley. Si releo algo lo haré con más atención en este punto.

    Saludos

  7. #7.- Enviado por: AntonioT

    El día 3 de noviembre de 2005 a las 17:15

    Holbach, quizá he usado una expresión demasiado “científica” al referirme a que la atrajo la Tierra, a lo mejor debería decir que la “cogió”, o algo así. Se trataba de que la diosa Tierra atrapó al cometa para quedarse con él. De todas maneras no me hagáis mucho caso, ya he dicho que no recuerdo donde lo leí ni si era una fuente fiable o no, hay por ahí muchas cosas escritas hace cuatro días que se dedican a reinventar la mitología sin basarse en nada más que la imaginación del que escribe.

  8. #8.- Enviado por: omalaled

    El día 3 de noviembre de 2005 a las 17:27

    Y es que el amigo Holbach es un auténtico especialista en “enganchar” a uno en un renuncio cuando menos se lo espera (a mí me ha hecho recapacitar más de una vez no sólo aquí sino en otos blogs).

    No obstante, de mitologías sobre la Luna hay a montones. Buscando por el Google con las palabras Luna y mitología salen enlaces a montones …

    Siempre se aprenden cosas nuevas, ¿no?

    Salud!

  9. #9.- Enviado por: medi

    El día 3 de noviembre de 2005 a las 19:53

    El hombre Halley fue de gran calibre. ¿Os imagináis al niño? ¿Apuntaba ya maneras? ¿Se pasaba horas mirando el cielo? ¿Era un niño preguntón? ¿Buen estudiante?

  10. #10.- Enviado por: alberto

    El día 3 de noviembre de 2005 a las 22:51

    El hecho es que actualmente es imposible la existencia de un cientifico de la calaña de Halley puesto que todas las ramas de las ciencias estan muchisimo mas avanzadas, siendo imposible dominar varias de ellas a la vez. Solo estar en la cresta de la ola de una de ellas ya cuesta un horror… ;-)

  11. #11.- Enviado por: WendigO

    El día 4 de noviembre de 2005 a las 00:33

    ¡Quien pudiera retroceder 400 años con un libro de calculo, uno de algebra y una caja de bolis bic!

  12. #12.- Enviado por: omalaled

    El día 4 de noviembre de 2005 a las 10:17

    Impresionante Halley. No obstante, Alberto, tengo un contraejemplo a lo que dices. Se trata de un matemático llamado Paul Erdös. Es un hombre rabiosamente actual y es el matemático que más publicaciones ha hecho en la historia siendo sólo superado por Leonhard Euler. Ya recomendé un libro aquí donde pueden leerse detalles muy simpáticos de su vida.

    Es una cuestión de pasión y algo de suerte. Pero detrás hay siempre las tres t’s: Trabajo, Trabajo y Trabajo.

    Ya contaré curiosidades del amigo Paul Erdös.

    Salud!

  13. #13.- Enviado por: Remo

    El día 4 de noviembre de 2005 a las 15:05

    Esto no es una historia de la ciencia, esto es Historia de la Ciencia. Genialmente documentado, estimado Omalaled. He aprendido mucho. La historia de Halley y Newton va más o menos así:
    Halley visitaba frecuentemente a Newton en el Trinity College. Tras una conferencia de Hooke, en el que éste había dicho que los cuerpos probablemente se atraían unos a otros con una fuerza que variaba como el inverso del cuadrado de la distancia, Halley le preguntó a Newton acerca de la trayectoria que seguiría un cuerpo sometido a este tipo de fuerza. Newton respondió sin dudar que elipses. Lo había calculado hacía mucho. Halley insistió en que Newton debía publicar sus resultados, corriendo él mismo con los gastos de edición de los archifamosos Principia Mathematica. Hooke acusó a Newton de haberle robado la idea de la Gravitación, igual que hizo Leibniz con el cálculo. Newton se habría ahorrado muchos enemigos si hubiera publicado sus descubrimientos antes. Un saludo, Omalaled.

  14. #14.- Enviado por: omalaled

    El día 4 de noviembre de 2005 a las 15:19

    Muchas gracias, Remo por tus amables palabras y por la aclaración. Contada así, la verdad es que me suena muchísimo.

    Por cierto, podrías publicar ese párrafo en tu blog: es muy bueno ;)

  15. #15.- Enviado por: Consumidor irritado

    El día 5 de noviembre de 2005 a las 10:54

    Al menos debemos agradecer al cometa y a Johann Georg Palitzcsh no dejar en el olvido el nombre de un hombre que tanto aporto.

  16. #16.- Enviado por: omalaled

    El día 7 de noviembre de 2005 a las 10:16

    Es cierto, consumidor, y hay más detalles bonitos como estos con otros personajes mucho más famosos. Ya contaré alguno.

    Salud!

  17. #17.- Enviado por: Holbach

    El día 7 de noviembre de 2005 a las 11:40

    Las consecuencias de la fuerza de marea aún no se conocían bien en la época de Halley. La veloz rotación de la Tierra hace que su protuberancia mareal apunte siempre *por delante* de la Luna, lo cual proporciona a nuestro satélite un impulso constante que lo aleja de la Tierra al tiempo que la rotación de nuestro planeta se vuelve más lenta. En cambio, el abultamiento mareal de Marte apunta siempre *por detrás* de su rauda luna Fobos, lo cual proporciona a este satélite un impulso constante que lo acerca a su planeta al tiempo que la rotación marciana se acelera.

  18. #18.- Enviado por: omalaled

    El día 7 de noviembre de 2005 a las 11:51

    Caray, Holbach: ¿te has planteado escribir un blog alguna vez? El dato que has dado no es precisamente “de dominio público”.

    Buena puntualización.

  19. #19.- Enviado por: Holbach

    El día 7 de noviembre de 2005 a las 13:42

    Yo soy lego en física. Esos datos los he sacado de *Crónicas del Sistema Solar*, un libro apasionante editado por dos planetólogos y divulgadores de la Universidad Complutense: Francisco Anguita y Gabriel Castilla.

    Bueno, lo de que “la rotación marciana se acelera” a causa de Fobos no lo dicen en ese libro sino que es una mera suposición mía. ¿Te parece correcta?

  20. #20.- Enviado por: omalaled

    El día 7 de noviembre de 2005 a las 16:37

    En principio no debería ser así. En la Tierra es debido a que la marea intenta tirar agua sobre el continente. Es una fuerza externa, dado que la rotación de la Tierra al rozar con el agua, disminuye su velcidad angular. Poco a poco, pero disminuye.

    Como Marte está seco no existe agua para provocar el rozamiento. Piensa que por esa regla de tres que dices, la aceleración sería continua y de forma gratuita. Al cabo de millones de años sería una peonza.

    Sea como se, si la rotación del planeta se acelerara por ello, la velocidad orbital de Fobos debería dismunuir ya que el momento cinético total debe conservarse.

    Ya veré si puedo echar un vistazo a ese libro.

    Si no he sido claro en algún punto no tienes nada más que decírmelo.

    Gracias y Saludos

  21. #21.- Enviado por: Holbach

    El día 8 de noviembre de 2005 a las 12:00

    Los océanos incrementan seguramente la intensidad del efecto, pero la rotación de una Tierra completamente seca también debería resultar frenada por la Luna, pues nuestro planeta seguiría teniendo una protuberancia mareal rocosa apuntando por delante de nuestro satélite y la atracción de este último sobre dicha protuberancia se opondría a la rotación.

    ¿No podría ser que al reducirse la distancia entre Marte y Fobos el consiguiente incremento de velocidad se repartiera, yendo a parar por un lado a la traslación de Fobos y por otro a la rotación de Marte?

  22. #22.- Enviado por: omalaled

    El día 9 de noviembre de 2005 a las 00:05

    Perdona que haya tardado en contestarte, Holbach, pero he preferido consultar algún libro que otro antes de darte la respuesta.

    La principal causa de que la Tierra enlentezca su rotación es debida a las mareas. El agua intenta irse por encima del continente y no puede. Se precipita en forma de olas para luego retroceder. Ese rozamiento es el que disipa la energía de rotación en forma de calor (“El Universo” de Lloyd Motz) y el culpable que se reduzca el dá en una milésima de segundo por siglo (continúo en el siguiente comentario).

  23. #23.- Enviado por: omalaled

    El día 9 de noviembre de 2005 a las 00:07

    Y esto lo digo yo :D.
    En caso que fuera seca no habría disipación de energía en forma de calor. El centro de masas (cdm) es aquel punto de un cuerpo que puede considerarse como si toda la masa estuviera concentrada en él. Tenemos el cdm de la Tierra, el de la Luna y el del sistema Tierra-Luna y los 3 están alineados. Aunque roten la Tierra y la Luna sobre sus ejes los cdm no se desplazan entre sí y ese es el punto importante.

    Imagina que la Tierra fuera cuadrada. Tendríamos dos momentos muy diferentes: uno en que el centro de una cara estaría más cerca de la Luna y otro en que el vértice es el que estaría más cerca.

    Parece que la relación tendría que ser diferente, pero cuando ese trozo de masa (el vértice) está más cerca y por tanto ejerce más fuerza, la otra esquina estaría más alejada y ese trozo ejerce menos fuerza por su lejanía. Uno compensa al otro.

    Es denso de explicar sin gráficos, bolígrafo y papel. Pero, ¿lo ves ahora de otra manera?

  24. #24.- Enviado por: Holbach

    El día 9 de noviembre de 2005 a las 12:39

    Omalaled, te equivocas al afirmar que en una Tierra “seca no habría disipación de energía en forma de calor”. La atracción lunar origina un abultamiento rocoso (creo recordar que de más de un metro de altura) en lados opuestos de nuestro planeta . Esta deformación de las rocas implica rozamiento. Por tanto, aunque la Tierra careciera de agua la energía de rotación seguiría disipándose en forma de calor por el efecto mareal.

    En cuanto al sistema Marte-Fobos, pienso lo siguiente: partiendo del hecho de que la protuberancia marciana (me refiero por supuesto al bulto mareal más cercano al satélite) atrae a Fobos reduciendo el radio de su órbita, este satélite debe a su vez ejercer una atracción sobre la protuberancia marciana y, como el veloz Fobos siempre va un poco por delante de la protuberancia, dicha atracción contribuirá a acelerar la rotación marciana hasta que el satélite colisione contra la superficie del planeta.

  25. #25.- Enviado por: omalaled

    El día 9 de noviembre de 2005 a las 13:11

    Probablemente tengas razón, Holbach, pero aunque realmente se produzca ese abultamiento es despreciable frente al rozamiento del agua del mar. Digamos que sería un efecto de segundo orden.

    Respecto Marte y Fobos he buscado algo por Iternet.

    He encontrado algo aquí, aquí incluso en la wikipedia.
    (sigue en el siguiente).

  26. #26.- Enviado por: omalaled

    El día 9 de noviembre de 2005 a las 13:11

    En las dos primeras no concretan demasiado y en la última dicen lo que afirmas y en la wikipedia hablan de “fuerzas de marea” que están definidas en astrored y que tratan con cuerpos fluidos.

    Seguramente esa mínima fluidez es lo que origina todo esto. Tienes una elegante explicación de esas fuerzas aquí.

    Reconozco que en estos temas no soy un especialista.

    Saludos

  27. #27.- Enviado por: Holbach

    El día 10 de noviembre de 2005 a las 12:40

    Para entender la relación entre un planeta y su satélite (Marte y Fobos, por ejemplo) conviene hacer un dibujo sencillo. Primero trazamos una circunferencia que representa la órbita de Fobos contemplada desde el norte celeste. Dibujamos Fobos como una pequeña elipse (pues está sometido a deformación mareal) que recorre su órbita hacia el Este (es decir, en sentido antihorario) apuntando siempre a su planeta. Marte sería una elipse que apunta un poco por detrás de Fobos porque el periodo de rotación marciana (cuyo sentido también es antihorario) es mayor que el periodo de traslación del satélite.

    En el caso de la Tierra y la Luna únicamente cambiaría un detalle del dibujo: la elipse que representa a la Tierra no apunta por detrás sino por delante del satélite, ya que el periodo de rotación terrestre es menor que el periodo de traslación lunar.